Wanda se marcha del Atlético de Madrid tras haber dejado su “cagarro” en el nombre del estadio

Toda la artillería tuvo que emplear el presidente del club –Enrique Cerezo– para hacer comulgar a la afición con el infame título del nuevo estadio: Wanda Metropolitano. Ahora, el gran inversor chino, pega la espantada. 
 
Dalian Wanda Group, el grupo de Wang Jianlin, uno de los hombres más ricos de China, alcanzó un acuerdo esta semana para vender las acciones que poseía del Atlético, un 17% del capital social del club. Según ha podido saber EL MUNDO, el grupo israelí Quantum Pacific Group pagó 50 millones de euros -Jianlin había invertido 40 millones en 2014- para hacerse con ese porcentaje de la entidad y ampliar así su presencia en la misma. 
 
Quantum Pacific, cuyo presidente es el multimillonario hebreo Idan Ofer, ya se hizo con un 15% del Atlético a finales del año pasado y contará así, al cierre de la operación, con un 32% del club. El resto de la entidad se la dividen actualmente entre Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo (un 66% entre ambos) y los acciones minoritarios (apenas un 2%).   
 
Según comentó el Atlético en un comunicado, Dalian Wanda Group seguirá implicado como patrocinador del club, sobre todo del estadio, y como socio en un proyecto educativo y de formación en Asia. “Por último, ambas entidades han renovado el acuerdo estratégico para desarrollar la marca Atlético de Madrid en China”, afirmaba la entidad en el documento. Wang Jianlin deja así sitio a Idan Ofer como tercera voz del club, más allá de Gil Marín y Cerezo. 
 
Ofer pertenece a la que podría considerarse la familia más rica de Israel. Es, según Forbes, la cuarta fortuna -su hermano es la primera-, estimada en 3.100 millones de dólares. Dueño de una de las mayores flotas de embarcaciones del mundo, infraestructuras, recursos naturales y telecomunicaciones son los negocios donde también se mueve el magnate. Su nombre aparece en los Papeles de Panamá, como propietario de una compañía en las Islas Vírgenes Británicas, y en los Papeles del Paraíso.
 
Luz Marrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *