Uganda inflaba el número de refugiados para robar al Programa Mundial de Alimentos

Inflaban la cifra de refugiados y pasaban esos listado al Programa Mundial de Alimentos de la ONU. La ONU proporcionaba la ayuda, en función del número exagerado de refugiados, y ésta se vendía en el mercado o se la quedaban los funcionarios ugandeses.

Otra vía del fraude tenía lugar por medio de el dinero que la ONU transfiere a los refugiados. Los estafadores abrían cuentas a nombre de personas que no eran refugiados y se quedaban con las transferencias.

Este era el «modus operendi» de una red que, en el país Africano, perpetraba esta estafa. El comisario para Refugiados de la Oficina del primer ministro, Apollo Kazungu, está siendo investigado, junto con otros tres altos cargos más.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *