El editorial de la semana: Pon una cruz en tu pueblo

La izquierda quiere borrar todo vestigio del genocidio perpetrado por sus partidos y sindicatos durante la Guerra Civil. Las cruces de los caídos, más allá de connotaciones políticas o religiosas, son un recordatorio perenne a las decenas de miles de personas fusiladas o asesinadas, de las formas más crueles e inhumanas, por el mero hecho de no ser de izquierdas o por ser católicos. El PSOE o el Partido Comunista de España -organización integrada en Izquierda Unida- tienen sus manos manchadas de sangre y, ni tan siquiera, han pedido perdón por ello. Lo mismo ocurre con sindicatos como la UGT o la, ahora anecdótica y marginal, CNT.

La memoria no puede ser selectiva. Todo español merece un descanso digno. Toda arbitrariedad, fuese por quien fuese cometida, requiere una reparación moral. Los muertos no pueden ser de primera o de segunda clase.

Por ello, y ante la injusticia que encarna la Ley de la Memoria Histórica, la respuesta ciudadana no ha de hacerse esperar. Los vecinos de Callosa de Segura han colocado una cruz de madera allí donde, la inquina izquierdista arrancó una de piedra. “Vosotros las quitáis, nosotros las ponemos. Por cada una que quitéis pondremos otra”, afirman los vecinos de la localidad alicantina.

Un ejemplo que debería seguirse en todas y cada una de las localidades en las que, desde hace cuarenta años, la memoria está siendo sesgada. Allí donde arrancaron una cruz de los caídos, que se coloque una de madera y se dé testimonio de ello.

Por otra parte, se hace más necesaria que nunca una respuesta más coordinada y efectiva a la Ley de Memoria Histórica y a la batería legislativa, de índole represivo, que preparan el PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos. Profesionales del Derecho, historiadores, intelectuales, asociaciones, colectivos, partidos políticos, medios de comunicación, voluntarios y activistas que -por encima de siglas- articulen una respuesta visible y eficaz frente al atropello a la memoria y dignidad de las víctimas y de sus familiares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *