Los prisioneros no liberados por los Aliados en la 2ª Guerra Mundial

Hoy “celebran” el “Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto”, según la ONU, institucionalizado desde el 1 de noviembre de 2005 por su Asamblea General.

La fecha del 27 de enero coincide con la entrada de las tropas soviéticas al campo de prisioneros de Auschwitz-Birkenau en Polonia (1945).

Bajo el mismo lema elegido por la ONU para esta jornada: “Recordemos hoy y por siempre”, desde nuestra Redacción queremos dar hoy otra información no tan pregonada por los medios de comunicación en este día. Son los índices de mortalidad de prisioneros de guerra capturados por los Aliados, utilizando los registros de los enemigos del Eje, no cifras especulativas o con un significado “sagrado” que reporta desde 1945 un gran negocio para algunos.

– Prisioneros de guerra en el Este de Europa (no incluidos los que estaban en manos de la Unión Soviética) 32.9%

– Soldados alemanes en manos de la Unión Soviética: 33%

– Prisioneros de guerra japoneses en manos de la Unión Soviética: 16%

– Prisioneros de guerra alemanes en manos de los ingleses 3,2%

– Prisioneros de guerra alemanes en manos norteamericanas: 3,5%

– Prisioneros de guerra alemanes en manos de los franceses:4,58%

– Prisioneros de guerra japoneses en manos de los Estados Unidos: 15%

– Prisioneros de guerra japoneses en manos de China: 34%

Es de señalar que ya en 1943, en plena guerra, los Aliados se pusieron de acuerdo con tratar a los prisioneros de guerra alemanes no como prisioneros de guerra, sino como prisioneros comunes violando ya con ello el derecho fundamental contemplado en la Convención de paz de la Haya.

 

 

En este sentido, el jefe del Estado Mayor de las tropas norteamericanas, Eisenhower, el 10 de marzo de 1945 (etapa final de la guerra) toma la responsabilidad de Washington de no liberar los prisioneros alemanes en suelo alemán al cese de las hostilidades, sino de mantenerlos como prisioneros en calidad de “Disarmed Enemy Forces” (DEF). A partir de ahí, los prisioneros alemanes quedan privados del derecho internacional quedando su seguridad transferida a la arbitrariedad y capricho de los vencedores, a partir de esta fecha ya no existen registros de muertes en los más de 50 campos de internamiento angloamericanos que se ubicaron en territorio alemán.

Insistimos que las cifras transcritas aquí son los porcentajes de muertos según los registros realizados por sus guardianes. Son los muertos olvidados, al igual que los supervivientes (civiles o militares) que hoy puedan quedar con vida.

Vaya por ellos nuestro recuerdo, hoy y siempre. Son los crímenes de “los buenos.”

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *