Rajoy quiere liquidar el patriotismo (hasta el constitucional)

Julio del año 1997, Comunidad autónoma vasca y Navarra. Arden herriko tabernas y gudaris batasunos han de salir de sus agujeros escoltados por policías y huir en coches patrullas. El asesinato de Miguel Ángel Blanco colma la paciencia de la gente. ETA y su entorno pudieron ser derrotadas, de forma fulminante y cívica, en aquel verano. El Gobierno, presidido por Aznar, prefiere amortiguar la determinación de la ciudadanía en lo que se llamó el “espíritu de Ermua”. Un espíritu que no evitó que ETA siguiese matando y acabase con la vida de su última víctima en marzo de 2010.

Otoño de 2017, Cataluña. Han pasado poco más de veinte años. El golpe independentista de Puigdemont y Junqueras hace que muchos catalanes digan “basta”. Banderas españolas son colgadas en los balcones de barrios y baluartes del separatismo. Se pierde el miedo a la exclusión social con la que la Generalitat lleva coaccionando décadas a millones de personas. Centenares de miles de españoles recorren las calles de las ciudades y pueblos de Cataluña por la unidad y la convivencia. El ejemplo de los catalanes cunde en el resto del país y una ola de patriotismo recorre España de norte a sur y de este a oeste. Hay posibilidad de que una fuerza social amplia le arrebate la calle y la visibilidad a los independentistas. Pero ahora, tras la debacle electoral y los muchos errores cometidos, Rajoy ve “cierta normalidad”.

Al PP ya no le interesa que se hable de Cataluña, como así fue durante muchos años. Las encuestas parece que no van a premiar su errática y dubitativa gestión de la crisis. Primero, fue la muerte, en misteriosas circunstancias, del fiscal general Maza, azote del independentismo, que es incinerado sin autopsia. Segundo, el juez Llarena retira la euroorden contra Puigdemont y éste amenaza con pasearse libre y alegremente por todo el continente. Al Gobierno le incomodan las últimas banderas españolas que cuelgan en los balcones. Mejor pasar a otra cosa. Las manifestaciones de patriotas ya no ocupan portadas en los grandes medios. Desamparados, como siempre, quedan nuestros hermanos en Cataluña. Todos esos compatriotas que se han significado valientemente en las calles, en sus barrios, trabajos, institutos y facultades haciendo cara a los separatistas.

Ángel Aguado

4 comentarios sobre “Rajoy quiere liquidar el patriotismo (hasta el constitucional)

  • el 28 enero, 2018 a las 10:16 am
    Permalink

    España Estel único país del mundo, donde se margina e impide estudiar en la lengua oficial del Estado y portar la enseña nacional en público una provocación.
    Y el Rajao mirándose el ombligo y mesándose la barba,mientras se fuma un puro. De vergüenza !

    Respuesta
  • el 28 enero, 2018 a las 10:17 am
    Permalink

    España es el único país del mundo, donde se margina e impide estudiar en la lengua oficial del Estado y portar la enseña nacional en público una provocación.
    Y el Rajao mirándose el ombligo y mesándose la barba,mientras se fuma un puro. De vergüenza !

    Respuesta
    • el 30 enero, 2018 a las 5:06 pm
      Permalink

      Lo de Rajoy es de vergüenza. Tio honrado y serio no está acostumbrado a una partida donde todos juegan con trampas. Él nl sabe ni qué decirles. Por eso ganan los otros: todo corrupción y engaño.

      Respuesta
  • el 30 enero, 2018 a las 5:09 pm
    Permalink

    Para luchar contra un cártel de droga sería absurdo poner a una buena persona…Por eso Rajoy no vale para ello.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *