Reunión de dirigentes del PP para analizar su descenso en popularidad

Resulta difícil definir la ideología en que se mueve hoy en día el Partido Popular. Rajoy no ha hecho otra cosa que asumir, consolidar e incluso exagerar casi todos de los desatinos de Zapatero, que tanto criticaban los votantes “populares”. Ha mantenido la revanchista Ley de Memoria Histórica, que se va a empeorar, también la Ley de Violencia de Género que ha degenerado en un negocio abyecto y que está dando un golpe de muerte al Estado de Derecho, no ha cambiado nada en relación con el aborto. Son algunos ejemplos. El PP es hoy un partido sin principios, que se ha dedicado a agredir a sus electores y que prometiendo siempre en campaña bajar los impuestos no ha hecho otra cosa que subirlos.

Mariano Rajoy ha reconocido ante la Junta Directiva Nacional de su partido que el problema es grave. Ha prometido relanzar al PP con una campaña de afiliación, con un Nuevo programa y con nuevos candidatos.

Es cierto que queda mucho para las elecciones, pero hace años que del PP no sale ni una sola idea novedosa o atrayente para quienes fueron sus seguidores. Las encuestas sitúan ahora como tendencia a Ciudadanos, como el partido más votado, sobre todo gracias a los errores del PP, donde se incluye el paso de algunas de sus cabezas por los juzgados. Y Ciudadanos sería un voto de castigo.

En la reciente reunión de la Junta Directiva Nacional, Mariano Rajoy, ante 449 dirigentes del partido, no adelantó cómo piensa hacer frente al avance imparable de Albert Rivera ni cómo reconectar al PP con el electorado perdido, y lo peor es que nadie, tampoco, le preguntó por ello.

A pesar de que el discurso no tranquilizó a casi nadie, ningún dirigente se atrevió a replicar al presidente cuando tuvieron oportunidad. Nadie tomó la palabra, ni siquiera para alabar al jefe como ha sucedido otras veces.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *