Dos manchas de petróleo de 109 kilómetros cuadrados cubren las aguas chinas

El hundimiento del petrolero iraní Sanchi, que transportaba 136.000 toneladas de crudo de baja intensidad, ha dejado dos manchas sobre las aguas del mar de 109 kilómetros cuadrados. El barco explotó y se hundió el pasado domingo dejando un saldo de 32 víctimas mortales.

Las autoridades chinas están luchando contra la posibilidad de que la catástrofe adquiera mayores proporciones. Las tareas se centran ahora en controlar el vertido.

El Sanchi colisionó, a 160 millas náuticas al este del estuario del río Yangtze, contra el mercante CF Crystal.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *