Guerra civil entre independetistas

A falta de de seis días para constituir el nuevo Parlamento de Cataluña, Junts Per Catalunya (JPC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), hacen más evidentes sus diferencias y el choque entre formaciones parece inevitable.

La confrontación interna y disputa entre sus respectivos líderes se ha visto agravada hasta el punto de poner en peligro el principio de acuerdo entre JpC y ERC para que los independentistas sigan controlando la mesa parlamentaria.

La decisión de Junqueras de alegar ante el Tribunal Supremo (TS) que “su voto es indelegable” y, por lo tanto, es necesaria su presencia física en el hemiciclo para todas las sesiones parlamentarias dinamita la estrategia legal que Puigdemont pretende imponer a los miembros de la mesa.

Junqueras, en su escrito al juez instructor Pablo Llanera, hace referencia explícita a la sesión de constitución del 17 de enero y a la sesión de investidura, insistiendo en que su asistencia física resulta “insustituible”. En el mismo sentido el líder de ERC solicita a Llanera su traslado a un establecimiento penitenciario cercano al Parlament para “facilitar su actividad política” y estar más cerca de su familia.

Puigdemont por su parte, huido de la Justicia quiere forzar el voto delegado, y que así se interprete el reglamento parlamentario pese a que no existen voces juristas que lo defiendan. Sin embargo, esta idea de una investidura telemática,no solo no cuenta con el apoyo de Junqueras y ERC; Ciudadanos, el PSC y el PP han anunciado que acudirán a la justicia si el líder prófugo intenta llevar a cabo esta idea.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *