¿Frenar la islamización o la globalización?

No cabe duda de que la inmigración procedente de países islámicos acarrea unos problemas de seguridad e incompatibilidad socio-cultural, por desgracia y en este orden, sangrantemente dolorosos e innegablemente obvios. Son varias las formaciones políticas que en Europa y Estados Unidos, con muy justificados motivos, han hecho bandera del rechazo a la llegada de inmigrantes procedentes de áreas musulmanas y a la islamización.

Pero hay que prevenirse de aquellos que únicamente son críticos u hostiles con este tipo de fenómeno migratorio. Cuidado con quienes rechazan el velo islámico o a los inmigrantes musulmanes pero que, sin embargo, se congratulan y jactan de dar cobijo en sus filas y candidaturas a inmigrantes llegados de otras zonas del planeta. O de esos que apuestan por una inmigración no islámica.

Sobre este problema cabría señalar que la islamización, junto con otros fenómenos indeseables anejos a la inmigración masiva, es consecuencia de la globalización. La globalización neoliberal es la causa y la islamización es el efecto. Si paramos la globalización paramos en seco todas sus consecuencias como, por ejemplo, el terrorismo islamista, las bandas latinas o la pérdida de derechos laborales de los autóctonos.

Y es que los recortes en materia social, la precarización del empleo o la sustitución de trabajadores, profesionales y productos europeos -por inmigrantes y productos procedentes o manufacturados fuera de nuestro continente- no distinguen entre inmigrantes musulmanes o de otra religión. Es decir, toda inmigración masiva, venga de donde venga, es mala en sí misma.

Francisco Alonso

2 comentarios en “¿Frenar la islamización o la globalización?

  • el 29 diciembre, 2017 a las 3:39 pm
    Permalink

    La inmigración masiva y la globalización es producto del sionismo y masonería internacional, vende patria traidor Rajoy es Mason.
    George Soros, Rotschild, club Bilderberg, Rockefeller.. Etc. Son sus principales artífices.
    Según los medios controlados por ellos todo nacionalismo o el que se oponga es fascista, racista, xenofabo, asesino que mataste 6 millones de judios…
    La inmigración masiva no compatible es el Cancer impuesto por el nuevo orden mundial o NOM..

    Respuesta
  • el 29 diciembre, 2017 a las 6:08 pm
    Permalink

    La única solución eficaz contra la invasión mahometana, que es la principal y la mas peligrosa, es que España recupere su confesionalidad católica, y católica tradicional. Es evidente que habrá que arreglárselas sin los materialmente herejes del Vaticano.

    La confesionalidad católica es también la única herramienta eficaz contra el aborto (que además de un crimen está además el problema demográfico), contra el vicio de pecado nefando, contra la destrucción de la familia, incluso contra el narcotráfico, y un largo etc… Nuestra referencia moral es el catolicismo tradicional, el único catolicismo de hecho.

    La Iglesia (por mas que los actuales okupas del Vaticano, desde el Concilio Vaticano II, sean mas marxistas y liberales que católicos) condena el liberalismo, es decir entre otras cosas condena la globalización. España debe volver a confesar a Cristo.

    El resto de inmigración quedaría controlada y neutralizada con una España fuerte, controlando sus fronteras y procurando el trabajo primero para los nacionales. La inmigración que sea necesaria debe estar estricta y legalmente regulada.

    Pero para esto y mucho mas que es necesario, ¿están los españoles dispuestos? Empezando por los llamados patriotas apóstatas, que no querrán renunciar a sus concubinatos, adulterios y demás otras «ventajas» que proporciona el liberalismo. Pues señores, contra el liberalismo se está o no se está, pero si se está se está con todas las consecuencias y si no es apagar e irse.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *