El discurso navideño de Felipe VI pasa sin pena ni gloria

Felipe VI rebaja en su discurso navideño televisado su crítica al separatismo catalán y aboga al diálogo y la concordia, algo tan vacío de ese mensaje esperanzador que algunos españoles esperan encontrar en un auténtico Jefe del Estado, de esa seguridad que no hallan desde hace tiempo en el pusilánime Rajoy y que creyeron vislumbrar en su último mensaje tras el referéndum ilegal de hace casi 2 meses.

Felipe VI no ha hecho ni una sola mención a los procesos judiciales en los que se encuentran inmersos los dirigentes independentistas, ni ha condenado el golpe de Estado provocado el 1 de Octubre: «Hace unos días, los ciudadanos de Cataluña han votado para elegir a sus representantes en el Parlament, que ahora deben afrontar los problemas que afectan a todos los catalanes respetando la pluralidad y pensando en el bien común de todos», ha asegurado el monarca.

Emulando los mejores tiempos de los peores discursos televisivos de su padre, Felipe VI ha apelado a la pluralidad, confiando el futuro de la unidad territorial de España a la madurez democrática de los españoles… como si fuera democracia la que pudiera enfrentarse a Declaraciones Unilaterales de Independencia, huídas al extranjero de presidentes golpistas y todo tipo de chantajes al Estado.

En definitiva, un discurso de perfil bajo y sumisión a lo políticamente correcto…ahora resulta que al terrorismo yihadista lo vencen las personas con la fuerza de sus convicciones democráticas y con su dignidad.

Desgraciadamente esta noche Felipe VI ha vuelto a ser el típico rey ambiguo y falto de contenido, al que tanto nos acostumbró su padre a los españoles.

Leónida Tur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *