Ruidos, inseguridad e inmigración ilegal convierten al barrio de Tetuán en un gueto

Rodeado por los distritos más prósperos de la capital de España, Tetuán se ha convertido en un auténtico agujero negro en el norte de Madrid. Con la colonia de inmigrantes dominicanos más grande de Europa, los vecinos siguen manifestando su indignación por los ruidos y la inseguridad galopante.

Pese a los tiroteos que se registran habitualmente en sus calles, dos asesinatos, las permanentes denuncias por ruidos y al territorio «sin ley» de los bares dominicanos de la, ya tristemente famosa, calle Topete, la Policía municipal y asociaciones de extrema izquierda afirman que la situación «dista de ser grave».

Incluso alguna de estas asociaciones de presuntos vecinos, auténticas tapaderas de los radicales de izquierdas en el barrio, han denunciado «casos de abuso policial con los dominicanos de Topete». Así lo manifestaba Antonio Ortiz, cabecilla de una de estas organizaciones.

Tetuán es el distrito de la capital con mayor índice de población inmigrante. Por temor a ser tachados de racistas, pocos son los que denuncian el infierno que los vecinos españoles de este barrio, en muchos casos ancianos de avanzada edad, han de soportar. Únicamente el colectivo Hogar Social ha organizado movilizaciones ciudadanas contra las denominadas bandas latinas y a favor de los derechos de los españoles del barrio.

Ángel Aguado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *