Ingresado en el hospital el juez del 1-O, Juan Antonio Ramírez Sunyer

El mundo de la judicatura catalana vuelve a sacudirse. Hace poco más de dos semanas tuvo lugar la muerte del fiscal Jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada. Hace un mes también moría en Buenos Aires el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, como consecuencia de una infección de riñón (no se le practicó la autopsia).

Ayer fue el juez de instrucción número 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, conocido por ser el juez del 1-O por estar al cargo de la investigación de la organización del referéndum de independencia de Cataluña, quien se encuentra ingresado en un hospital de Barcelona «debido a una enfermedad», desconociéndose el alcance de la dolencia que lo mantiene ingresado.

Condecorado por los Mossos d’Esquadra, el magistrado Ramírez Sunyer, fue promovido a la categoría de magistrado el 17 de mayo de 1994, cuando oficiaba como juez de primera instancia e instrucción número 3 de Sant Boi, inmediatamente antes de ser destinado al juzgado de primera instancia e instrucción número 5 de Terrassa. A finales de los noventa, era miembro de la Junta Electoral de la zona de Barcelona.

En 1997, fue trasladado a Badalona, y el 24 de octubre de 2000 se le nombró decano de los juzgados de Badalona, donde ejercía como titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 5, para pasar luego al número 4 y trasladarse, en el año 2003, al juzgado de instrucción número 13 de Barcelona. El pasado 17 de mayo, el Consejo General del Poder Judicial aprobó alargar su permanencia en activo hasta la edad de 72 años, que el propio magistrado había solicitado.

Alex V.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *