El Gobierno afgano no controla su país

Si el Estado, según la definición de Parson, es la banda más fuerte, no está claro quién es el Estado en Afganistán. El SIGAR, organismo creado por el Congreso estadounidense para hacer un seguimiento independiente de la guerra, sitúa en 233, de un total de 407, el número de distritos en manos del Gobierno de Kabul, un 6 % menos que en el trimestre anterior, un 15 % menos también de los controlados en noviembre de 2015. De ellos, 83 estaban bajo el control absoluto de las autoridades afganas, que tenían además influencia en otras 150 zonas administrativas.

El informe SIGAR evidencia que el gobierno afgano no controla el territorio nacional. De los 407 distritos del país solo el 20% pueden considerarse bajo control y otro 37% bajo su influencia, sumando un 57% en total, un 15% menos que en 2015. Una tercera parte de los distritos se califican como “en disputa” y otro 10% bajo total o parcial control de los rebeldes. Desde que las tropas afganas tomaron el relevo al frente de la seguridad del país, los insurgentes avanzan, tenían el pasado noviembre el control de 9 distritos e influencia sobre otros 32, mientras que los restantes 133 estaban «disputados».

A pesar de que las regiones en manos talibán son un 2 % más que el trimestre anterior, y combaten por un 4 % más del territorio, la población bajo su influencia cayó en casi 400.000 personas, hasta los 2,5 millones, frente a los más de 20 millones que viven en áreas controladas por el Gobierno.

De acuerdo con el informe, las sureñas provincias de Uruzgan y Helmand concentran la mayor parte de distritos bajo el control de los talibán, que en 2016 asediaron las capitales de ambas en una nueva demostración de fuerza.
También en 2016 se registraron 60 incidentes armados al día. En el primer trimestre de este año 2017, en la capital, Kabul, 132 personas y otras 347 resultaron heridas en atentados. Esa cifra ha sido superada por las víctimas de un solo atentado, el del 31 de mayo. Con el incremento de los enfrentamientos, también creció el número de bajas entre las tropas afganas, hasta alcanzar los 6.785 muertos y los 11.777 heridos entre enero y noviembre del pasado año.

Según el informe trimestral de situación del SIGAR correspondiente al periodo entre octubre y diciembre, «el número de fuerzas de seguridad afganas está decreciendo, mientras que están aumentando las bajas y el número de distritos bajo el control o la influencia de los talibán», advirtió el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de EEUU. Los observadores estadounidenses explican la pérdida de territorio como consecuencia de que las fuerzas armadas afganas dan prioridad a «identificar las áreas más importantes que deben mantener para evitar la derrota, y centrarse menos en áreas con menos importancia estratégica». Con esa política, los talibán han ganado terreno en Afganistán desde el fin de la misión de combate la OTAN en enero de 2015, un avance que se consolidó el pasado año, cuando llegaron a cercar cinco capitales de provincia.

La OTAN continúa en el país en misión de asistencia y capacitación de las tropas afganas con 13.000 soldados, de los que Estados Unidos tienen previsto mantener a 8.400 este año, alrededor de 6.000 de ellos como parte del contingente de la Alianza Atlántica y el resto en tareas antiterroristas.

El Ministerio de Defensa afgano reaccionó al informe asegurando que las cifras proporcionadas por el ente estadounidense «no son correctas» y aseguró que las autoridades controlan cerca del 85 % del territorio. «El informe del SIGAR no es exacto ni claro, aceptamos que hay problemas, pero eso no significa que sólo el 57 % está bajo control del Gobierno. Excepto ocho distritos, no hay más demarcaciones bajo control talibán», aseguró a la agencia Efe el portavoz de la cartera, Muhammad Radmanish. Incluso en esos ocho distritos, agregó, las fuerzas de seguridad tienen en marcha operaciones para acabar con la insurgencia.

Estados Unidos tiene previsto mantener poco más de ocho mil soldados en Afganistán, dos mil de ellos en actuaciones antiterroristas. En los últimos años, algunos grupos talibán prometieron lealtad bien a Al Qaeda o bien al Estado Islámico.

 

Redacción

Un comentario en “El Gobierno afgano no controla su país

  • el 9 diciembre, 2017 a las 9:05 pm
    Permalink

    Cuando esas tropas deberían estar limpiado España de musulmanes, no ayudándoles en afganistan.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *