La verdad de Siria que los medios no muestran (III)

Carlos Paz – Damasco – Noviembre 2017

Uno de los principales objetivos de este viaje a Siria ha sido conocer la realidad de los cristianos. Una realidad que se ha traducido durante estos seis años largos de guerra en persecución, en expulsión de su tierra, en asesinato, en un auténtico genocidio. Y mientras todo eso pasaba, los medios, los grandes medios de comunicación daban la callada por respuesta, siquiera, lo mencionaban muy de vez en cuando de soslayo. Para colmo de males la Iglesia católica, su jerarquía, apenas ha manifestado en público lo que conocía que ha estado sucediendo, gastando su tiempo eso sí, en apuntalar al buenismo con la cuestión de los refugiados.

Aspectos que al otro lado del Mediterráneo son de dominio público, aquí parece ser que a pocos importan. Hemos podido ver cómo las más altas instancias religiosas en Siria no le duelen prendas en decir la verdad, cómo no se arredran al hablar de todo tipo de asuntos sin reparar en si son políticamente correctos o no, mientras que en Europa sucede todo lo contrario. El miedo, la cobardía y la ignorancia han sido los grandes vencedores en Occidente en esta guerra.

Por ello no dudamos en entrevistarnos con Su Santidad Mor Ignatius Aprem II, Patriarca de Antioquía y todo Oriente, con el obispo de Zahle y la Bekaá, así como con otras autoridades religiosas, para conocer de primera mano qué ha sucedido en estos años y de qué manera se afronta el futuro.

Entrevista al Patriarca siro-ortodoxo de Antioquía y todo Oriente

Pregunta: Su Santidad, es un honor que nos haya dedicado parte de su tiempo para esta entrevista.

¿Por qué los medios de comunicación mienten sobre la situación en Siria? ¿Por qué no dicen lo que está sucediendo?

Respuesta: Creo que los medios de comunicación juegan un gran papel en todo esto. Personalmente, he visto y he experimentado incidentes donde los medios de comunicación estaban transmitiendo algo totalmente diferente de lo que estaba sucediendo en Siria.

Lo hicieron porque ciertos medios de comunicación de Occidente o ciertas organizaciones formaban parte de un plan para forzar el cambio de régimen en Siria y para hacer esto posible, es necesario siempre, los medios de comunicación.

Por ejemplo, un día estaba viendo uno de estos famosos canales árabes de televisión y estaban mostrando acontecimientos que supuestamente estaban teniendo lugar en  obispos en el Patriarcado y le pregunté: “¿Está todo bien?” y dijo que sí; “¿Estás a salvo?”, “sí, no pasa nada” me respondió. Le dije que todo el mundo estaba inquieto, que había miles de personas peleando, gritando y que la policía disparaba, a lo que él me respondió que había estado allí hacía diez minutos y lo único que vio fue a unos cuantos críos y un par de coches de policía, que eso era todo.

Desde ese momento, dejé de ver ese canal de televisión. Pero eso no sucedía únicamente con ese canal, sino que la mayoría de medios occidentales estaban transmitiendo lo mismo.

Lo llamamos una conspiración aunque a la gente no le gusta denominarlo de esa manera, pero para mí y para millones de sirios esto fue de esta manera. En ese mismo momento la gente descubrió que los medios de comunicación jugaban un papel negativo por no decir la verdad.

No estoy diciendo que no hubiera habido algunos sucesos o algunas manifestaciones, pero lo que pasó es que los medios estaban mostrando una imagen interesada políticamente correcta para ellos y para las personas que trabajan para ellos.

Pregunta: ¿Cuál es su punto de vista sobre la situación de Siria? ¿Cómo cree que están las cosas ahora?

Respuesta: Por supuesto ahora estamos en nuestro sexto, casi sétimo, año de guerra y las cosas son mucho mejores que en 2013 y 2014. Me mudé de nuevo a Siria en 2014 pues estaba viviendo en los Estados Unidos hasta ese momento.

Creo que la situación está mejorando. Hay más control por parte de las fuerzas del gobierno y ya menos áreas que son controladas por los rebeldes pero todavía hay ciertas áreas donde no podemos ir. Esas áreas están totalmente controladas, ya sea por los grupos de DAESH como por Al Nusra, pero nuestra gente vive sobre todo en zonas controladas por el gobierno.

El sufrimiento humano continúa. Las cosas han mejorado pero aun hay falta y carencia de ciertos medicamentos y ciertas necesidades diarias. La fluctuación de nuestra moneda está perjudicando a la gente, las sanciones que se imponen a Siria están perjudicando a nuestro pueblo.

Durante nuestros viajes al extranjero, cuando nos reunimos con instituciones u organismos oficiales, les contamos esto. Se lo explicamos. Les hacemos saber que las sanciones no perjudican a los funcionarios, no perjudican al gobierno, perjudican a las personas. Por lo que esperamos y rezamos para que estas sanciones, que no tiene nada que ver con Naciones Unidas sino que son impuestas por Occidente, sean eliminadas, porque el pueblo necesita vivir normalmente y estas sanciones les están haciendo sufrir enormemente.

El salario de la gente no es suficiente para vivir y entonces muchas cosas se han convertido, antes siendo normales, en lujosas.

Por otro lado, en términos de seguridad las cosas están mucho mejor ahora. Para los cristianos y para todos los demás, aunque todavía caen bombas incluso en Damasco, las fuerzas del gobierno hacen lo posible por solucionar la situación. Nuestra gente al noreste están también bajo mucha presión por la llamada “administración local kurda” y muchas personas se han marchado por este motivo.

Pregunta: ¿Cree Su Santidad que se va a salir de esta situación pronto?

Respuesta: Todo depende de lo que los grandes hombres, “peces gordos”, quieran: los americanos y los rusos. Si se dejara a los sirios decidir, creo que esto podría haberse terminado hace mucho tiempo.

Ayer hubo una interesante “confesión” por parte del ex-ministro de Catar que confirmó que cataríes y saudíes estaban apoyando al Frente Al Nusra… y Al Nusra es por supuesto una organización terrorista.

Todos estamos esperando que suceda el llamado “gran acuerdo” entre los rusos y los estadounidenses. Eso repercutirá también en los saudíes y en Irán y, con suerte, en los sirios sobre el terreno. ¿Cuándo ocurrirá esto? No lo sabemos. Hay muchos grupos que tienen intereses en Siria, muchos niveles de intereses. Por lo tanto, supongo que todavía estamos esperando que se satisfagan las exigencias de todas las partes.

Esperamos que muy pronto por lo menos tengamos alguna garantía de esto y al final haya algún tipo de acuerdo político al respecto, porque incluso si la guerra se detiene ahora, hay tantos grupos que están luchando entre sí, que va a llevar mucho tiempo para que llegue la reconciliación. Sin embargo, de alguna manera, hay al menos un acuerdo político en el cual todo el mundo está esperando, éste ayudaría a volver a la sociedad y a que todos estos grupos de lucha pudieran deponer las armas, volver a la sociedad… esto ayudaría muchísimo.

El gobierno ha estado haciendo eso en ciertas áreas de Damasco y en el norte, y tienen en marcha, con la ayuda de los rusos, un gran movimiento de reconciliación. Se están deponiendo armas y volviendo a la vida civil: esto es muy bueno y muy prometedor.

Pregunta: Habló usted de DAESH, de Al Nusra.

¿Cree que estos terroristas son realmente el Islam?

Respuesta: Definitivamente no representan el Islam estándar de creencia. Durante siglos vivíamos con los musulmanes en general pacíficamente. A veces tuvimos mucha persecución como el genocidio SYFO de 1915 a 1917 o el de 1895… Es decir, el Imperio Otomano con el que siempre hubo problemas. Sin embargo, en Siria tenemos un ambiente muy tranquilo. La gente convive de manera pacífica. Nadie te pregunta acerca de la religión o tu afiliación política.

Al Nusra y DAESH, creo que vienen de dos fuentes diferentes si quieres; es un gran número de personas insurgentes que probablemente están llenas de desesperación y que quieren que tú vivas como ellos. Vienen de lugares donde la educación no es muy buena y donde también hay pobreza. Así que la religión juega un papel importante en todo eso, pero su ideología no comienza en Siria sino del sur de Arabia y otras áreas.

Hay también manipulaciones de estos grupos por parte de ciertos poderes internacionales. Se ha hablado de los estadounidenses que están haciendo negocios, que están ayudando a DAESH, por ejemplo en Siria trasladando líderes de un lugar a otro…

DAESH son fanáticos religiosos del Islam pero también hay grupos o partidos políticos que los están utilizando, eso está ahí. No podemos decir que DAESH o Al Nusra son musulmanes que representan al Islam. No sería justo decirlo porque vivimos con otros muchos musulmanes desde hace mucho tiempo y lo hacen pacíficamente.

Pregunta: Hablábamos del sufrimiento de los cristianos en Próximo Oriente y especialmente después del SYFO, por lo que pareciera que se está tratando de lograr lo que no se completó hace un siglo.

¿Hay algún plan para terminar con el cristianismo en Oriente Próximo?

Respuesta: No tenemos pruebas de ello, pero lo que está sucediendo es que hay un sentimiento de que existe un plan de verdad para desplazar o aniquilar a todos los cristianos de Oriente Próximo y de que esto ha estado sucediendo a través de varias maneras.

Por un lado, animando a la gente a ir a trabajar a Occidente, a emigrar a Suecia y a Alemania. Luego, por otro lado, también por medio de las guerras que han acontecido. Mira, en Iraq, el número cristianos que se han marchado es de 1´3 o 1´4 millones, el ochenta por ciento, y en Siria ya hemos perdido más del 40% de población cristiana.

En Turquía, antes del SYFO y las masacres, usted sabe que la población cristiana era grande… a día de hoy tal vez sea el 50-60 % de la que había en el pasado. En Tierra Santa muchos cristianos se han ido y también ha ocurrido lo mismo en El Líbano, en Egipto. Así que, si nos fijamos en los números y las estadísticas no hay otra manera de explicar eso: los cristianos han sido dirigidos para irse.

Nunca olvidaré cuando DAESH era fortísimo en Siria y en Iraq. Se estaba alentando a los cristianos a irse forzadamente. El pueblo francés y Sarkozy les decían a los cristianos que se desplazaran y se fueran al Líbano, a Francia, a Europa… Unos nos empujan a desplazarnos y otros dicen: “Bienvenidos, queremos que vengáis aquí”.

Eso nos provoca una sensación, una impresión de que estamos realmente dirigidos y forzados a abandonar la tierra de nuestros antepasados. Hemos estado en esta tierra no sólo desde el principio del Cristianismo, si no mucho tiempo antes. Somos el pueblo indígena de esta tierra. Hemos vivido aquí durante miles de años por el Cristianismo y nuestro número está mermando muy rápidamente. Están disminuyendo y habrá un día en el cual, no se encontrará a los cristianos en Siria, en Iraq, en El Líbano. Es un tema muy serio.

Estamos haciendo todo lo posible para mantener aquí a los cristianos, apoyando a las iglesias y tratando de ofrecer todo lo que podamos para satisfacer sus necesidades… Hay muy pocas organizaciones en Europa que nos estén ayudando. La mayor parte de la ayuda ha sido a través del programa de las Naciones Unidas sobre los refugiados. Está bien y es justo, especialmente en lo relativo a los campamentos, sin embargo los cristianos no viven en los campamentos. Los cristianos van a las iglesias, acuden a los amigos o familiares en busca de ayuda económica y si les llega alquilan algo y se quedan. Pero una vez que el dinero se agota, vienen a nosotros y nos piden que les ayudemos. Así  que estamos haciendo todo lo posible.

Iniciamos un programa de desarrollo donde hemos podido crear puestos de trabajo para que la gente establezca pequeñas empresas donde la gente pueda vivir y trabajar. El lugar de sólo proporcionarles ayuda, queremos que ellos sientan que están haciendo algo bueno. Así que estas son algunas de las fórmulas que estamos tratando de llevar a cabo. Lo que es muy importante es que todo funcione. Nuestra atención está dirigida hacia ellos.

Pregunta: Creo que conoció recientemente al Primer ministro Víctor Orban en una reunión muy importante acerca de la persecución de los cristianos.

¿Qué podemos hacer en Occidente para ayudar?

Respuesta: En primer lugar, Víctor Orban ha hecho algo que muchas personas no se atreven a hacer y que es salir y apoyar a los cristianos. No hay nada de malo en ello, somos seres humanos. Los occidentales tienen tanto miedo a la corrección política y a no hablar sobre los cristianos para que otros no se ofenda…Muchos países musulmanes están ayudando a los musulmanes en esta área y para nosotros esto nos parece que está bien, sin embargo, esto no vale cuando se trata de ayudar a los cristianos. Si alguien como Víctor Orban sale y ayuda a los cristianos directamente, ¿por qué ese pensamiento parece que es una aberración? Hay otros países en Occidente que deben entender que estamos aquí desde el principio del Cristianismo e incluso antes, pero hay tanta gente que no creen o no saben que hay cristianos aquí en Próximo Oriente…

En segundo lugar, ¿no habrá miedo de que se esté hablando con nosotros para proporcionar ayudas y no sólo a través de Naciones Unidas?

Número tres, es importante que la gente venga y nos visite en Iraq, en Siria, en El Líbano y vean cómo estamos viviendo. No tienen que reunirse con los líderes políticos, si no quieren reunirse con miembros del gobierno de Siria, no tienen porqué hacerlo. Nadie les obliga. Bien pueden venir a visitar iglesias, a los musulmanes y a la mezquita, y venir a escuchar a la gente común y corriente. De alguna manera todo esto también depende de los medios de comunicación que no siempre son neutrales.

Pregunta: ¿Cómo podemos afrontar el futuro?

¿Por qué la situación del gobierno no es tan buena?

¿Qué mensaje le daría a Occidente y a la gente en general’

Repuesta: Somos cristianos, sin la fe y la esperanza no podemos vivir. Nuestra fe es la calma para nosotros mismos. La esperanza nos da coraje. No importa lo fuerte que sea la persecución, no importa lo difícil que los tiempos vengan. No podemos ceder, renunciar a nuestra fe. Nuestros padres no abandonaron su fe, fueron asesinados a causa de su fe.

Los cristianos sirios, el SYFO de los armenios que perdieron millón y medio de personas… Las iglesias están ofreciendo a sus mártires, incluso en África, en Asia, en Suramérica… Las iglesias están ofreciendo a los mártires de la fe. Esa fe y esa esperanza nos mantiene en marcha. Seguiremos siendo fuertes en nuestra fe y nuestra esperanza. Estamos tratando de que ese mensaje se transmita a todas las generaciones.

¿Qué querríamos de Occidente? Antes de nada, deseamos la paz de Occidente porque Occidente no es inmune al terrorismo. El terrorismo no conoce fronteras. Los primeros años les dijimos a nuestros amigos occidentales: “tened cuidado pues puede que también seáis atacados por el terrorismo, puede que sufráis”; y así sucedió desafortunadamente en muchos lugares, en España, en Inglaterra, en Bélgica, en Alemania, en Francia, en todas partes.

Entonces les deseamos la paz, y ahora les advertimos que tengan cuidado. Queremos que la gente regrese a sus raíces cristianas que son la fuente de muchos valores humanos. Valores humanos que todo el mundo proclama, incluso que son proclamados por instancias seculares. Por lo tanto, rezamos para que Europa sea cristiana nuevamente.

La migración de nuestra gente a Europa probablemente sirva para despertar los sentimientos cristianos en los corazones de muchos europeos que se han dejado influenciar por el secularismo y la anti-religión.

Deseamos paz para todo el mundo y para nosotros mismos, y les pedimos que recen por nosotros, que nos tengan presentes y que recuerden que el Cristianismo comenzó aquí, en Oriente Próximo y que aquí tenemos que continuar.

Por último decir que, si no hay cristianos en Próximo Oriente, me temo que no habrá cristianos en el mundo.

 

Interior de la mezquita Omeya de Damasco, en donde se encuentra la cabeza de San Juan

 

Iglesia de San Ananías, lugar de la conversión de San Pablo

 

Con el obispo de Zahle y la Bekaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *