El arte de lo ilegítimo

Los partidos independentistas ya no afirman que las próximas elecciones autonómicas, del 21-D, son ilegítimas. No sea que desmotiven a su propio electorado y vayan a quedarse, los próximos años, sin las suculentas retribuciones como diputados del Parlament.

Teniendo a la mayor parte de alcaldes de Cataluña de su parte y a sus bases movilizadas, el independentismo pasa por el ilegítimo aro eletoral. Hasta la CUP se ha sometido, aunque su portavoz no repetirá en las listas. Quien esperase ver a Anna Gabriel, con gorrilo de miliciana, desafiante por Las Ramblas y pidiendo «armas para el pueblo», que siga esperando.

Todo esto del «procés», la DUI, la república simbólica y las vacaciones de Puigdemont en Bruselas da mucho asco. Además de por lo criminal del separatismo, porque lo que subyace bajo toda esta pantomima independentistas es el vivir del democrático cuento unos cuanto años más. Lo más triste es que van a conseguirlo.

Ángel Aguado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *