Hungría en defensa de los cristianos perseguidos en Oriente Medio, África y Europa

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, participó entre los días 11 y 13 de octubre en la primera conferencia en defensa de los cristianos perseguidos organizada por este país europeo, expresando su apoyo a la comunidad cristiana en Oriente Medio y África para que “puedan regresar a sus tierras” tras haber tenido que huir en los últimos años de la acción del terrorismo y el islam radical.

En su discurso, expresó que su país conoce bien la opresión porque la sufrieron durante la era de la Unión Soviética. Por eso, su gobierno “ha sido el primero, y hasta ahora el único, en promocionar una conferencia sobre los cristianos perseguidos”.

“Haremos lo que los líderes de la comunidad local piensan que deberíamos hacer, que es ayudar a los repatriados a regresar a sus hogares ancestrales”, dijo Viktor Orban refiriéndose a los miles de cristianos que tuvieron que huir en los últimos años de la persecución en Siria o Irak.

“Es un hecho que el cristianismo es la religión más perseguida en el mundo de hoy. En vista del hecho de que 215 millones de cristianos en 108 países actualmente sufren diversas formas de persecución, cuatro de cada cinco personas oprimidas por su fe son cristianos, y en 2015 en Irak, un cristiano fue asesinado cada cinco minutos por causa de su fe”, explicó.

El primer ministro húngaro también aludió a “la persecución de los cristianos en Europa, que es una persecución de naturaleza espiritual, operando con métodos sutiles y astutos, y es indudablemente injusta, discriminativa y a veces dolorosa”.

Recalcando “que el mayor peligro que nos amenaza hoy es el silencio indiferente de la élite europea que renuncia a sus raíces cristianas, a pesar de que el destino de los cristianos de Medio Oriente debería despertar a Europa al hecho de que, sin importar cómo, aunque parezca increíble, lo que sucedió allí también podría pasarnos a nosotros”.

“Para nosotros, Europa es un continente cristiano y nos gustaría mantenerlo de esa manera, y aunque no podamos preservarlo todo, al menos nos gustaría guardar la pequeña porción que el Buen Señor le ha confiado los húngaros”, acabando su intervención diciendo: “Soli Deo Gloria”.

Leónidas Tur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *