Los independentistas escenifican la firma de un compromiso con la “República catalana independiente”

Junts pel Sí intentó calmar el enfado monumental de la CUP, tras el discurso de Puigdemont en el Parlament, escenificando -ya fuera del hemiciclo- la firma de un documento en el que los firmantes (diputados separatistas todos) se comprometían con la “República catalana independiente”, ya en vigor para ellos.

El texto, sin validez jurídica, supone en la práctica una forma detranquilizar a la extremaizquierda de la CUP y evitar que retiren su apoyo al Govern, lo que obligaría casi con toda seguridad a convocar elecciones.

En la declaración de cuatro folios, de carácter simbólico porque no será registrada en el Parlament, desaparece cualquier mención a “suspender los efectos”de la declaración de independencia, como había planteado Puigdemont anteriormente en la Cámara.

El discurso leído de Puigdemont ha motivado los recelos de la CUP y también de ERC y Demòcrates, socios del PDeCAT en JxSí, porque a su juicio no representa una auténtica declaración de independencia, por lo que estos partidos han promovido este nuevo documento por escrito para dejar constancia de que la jornada del 1-O debe comportar la proclamación de la independencia.

 

 

Los firmantes plantean la “entrada en vigor de la ley de transitoriedad jurídica”, que presupone un marco legal catalán desligado del español, y declaran el inicio de un “proceso constituyente” del nuevo Estado. “Afirmamos la voluntad de abrir negociaciones con el Estado español, sin condicionantes previos, dirigidas a establecer un régimen de colaboración en beneficio de las dos partes”, con unas negociaciones que deben ser “en pie de igualdad”.

También instan a la comunidad internacional y a la Unión Europea a “intervenir para detener la violación de derechos civiles y políticos en curso y a hacer el seguimiento del proceso negociador con el Estado español”.

La declaración subraya la “voluntad inequívoca” de que Cataluña se integre “tan rápidamente como sea posible en la comunidad internacional” y señala el compromiso de “respetar las obligaciones internacionales que se aplican actualmente en su territorio y a continuar siendo parte de los tratados” de los que forma parte España.

J. Garrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *