La rendición y destrucción del ‘Estado de Derecho’

La Constitución de 1978 en su artículo 1, dice: “España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.”

En estos días hemos visto como el trabajo de manipulación de información y desviación de los intereses generaleshacia los particulares ha dado sus frutos tras años de concesiones por parte del Estado a una provincia, en detrimento de las demás. Sí, 40 años, donde los sucesivos gobiernos, desde UCD y su favoritismo proclamando junto a los “padres de la democracia”, mediante el titulo 8º, “nacionalidades históricas” a unas y obviando a otras, rompiendo el principio de igualdad de todos los españoles, hasta los gobiernos del PPSOEque alimentaron y permitieron a la burguesía más rancia y corrupta, tejer todo un entramado antiespañol para crear su propio reino de taifas en Cataluña.

Una región donde el dinero de todos los españoles ha servido para discriminar a unos y favorecer a otros. Una región que ha destruido la hispanidad de su cultura, creando un monstruo fantástico que ha devorado a la mayoría de la juventud, el monstruo del anti españolismo.

Es así como la derrota del ‘Estado de Derecho’, desde hace ya tiempo de “Desecho”, se ha escenificado en el día de ayer con la declaración de independencia de Cataluña. Y digo escenificado porque la ruptura ya había eclosionado hace años, y no me refiero al intento Mas, sino a la época Pujol, donde ya aquellos carteles de la organización patriota Bases Autónomas le indicaban a los separatistas que recordaran Sarajevo… Si, compatriotas, Cataluña había dejado de ser España al menos 25 años atrás porque los principios jurídicos y legales por los que se rige el Estado habían sido quebrados.

Y aún más clamorosa ha sido la claudicación del Estado frente a la escenificación del desafío durante estas semanas y con el remate del día de ayer finalmente. Puigdemont no se ha “cagado”, no se engañen señores. Se ha mantenido firme mientras el Gobierno ha callado, cómplice de esta traición. Si, lo ha hecho, con el beneplácito delcobarde silencio del Gobierno de Rajoy.  Nadie en su sano juicio pude creerse que con declarar algo significa ejecutarlo. Para ello hay un proceso de acciones, en las que los movimientos tácticos, como éste, van de la mano de otros que no se ven pero que están ahí.

La no aplicación del Estado de Sitio, única respuesta legal y efectiva a toda esta sin razón independentista, que no tiene otro nombre más que: Sedición,  lo único que ha logrado es quebrar la igualdad de todos los españoles ante la ley y destruir el ‘Estado de Derecho’, al hacer ineficaces por omisión o inacción los mecanismos que el Estado tiene para regular y dirigir el país. La Ley pues, es solo papel mojado realmente a día de hoy.

Podíamos ahora nosotros, con todo el derecho que la razón ampara, declarar que no reconocemos a este gobierno y por lo tanto no acatamos sus leyes, al quedar deslegitimado ante su inacción. Desgraciadamente no tenemos los miles de millones de euros, en paraísos fiscales, que dispone la traidora burguesía catalana.

Este autogolpe pactado entre Gobierno central y Generalitat, tiene dos fines.

Uno, creer que con su mantra de constitucionalismo podrían sustituir al auténtico y sano patriotismo, como ya hicieron en su día al incluir el acatar y defender la Constitución, en el juramento a la bandera. Los cientos de miles de españoles que han salido a la calle no lo hacen por defender la Constitución (aunque la mayoría de banderas sean constitucionalistas), lo hacen por amor a España y a su unidad.

El otro fin del autogolpe sería tapar el saqueo perpetrado durante años a todos los españoles desde la burguesía separatista catalana, ocultando bajo las alfombras de sus despachos todos los casos de corrupción de unos y otros.

España no es un papel mojado por sus propios valedores, España es mucho más que una ConstituciónEspaña es, fue y será la patria común e indivisible de todos los españoles, mucho antes que los leguleyos y políticos la redactasen.

Estemos atentos a los acontecimientos, sin duda históricos, que ahondarán en la destrucción de todo Derecho y la fragmentación de nuestra Patria, y por ende de Europa. Es el  momento de ser inteligentes, y nos daremos cuenta que las desgracias traen nuevas oportunidades, y que sólo con los grandes sacrificios se obtiene la victoria, hacia ese fin último que buscamos, donde ningún español ni europeo sea menos igual que otro, ni nadie esté por encima de la Ley como ocurre en esta caricatura de país que han dibujado “nuestros” políticos, alzados a la palestra del poder por sus propias víctimas.

Antonio Grafes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *