7 de octubre

Cuenta la leyenda que aquella mañana, don Juan de Austria había ordenado entrar en Lepanto formando una cruz y que las galeras del turco esperaban en forma de media luna. Cuando trabaron batalla, el mar se tiñó de sangre en «la más alta ocasión que vieron los siglos».

¿Que qué necesidad había de ir a meterse con los pobres turcos? Pues…

Chipre había caído. El gobernador de Famagusta, Bragadino, había sido desollado vivo después de firmar la paz y de ver cómo los turcos, que habían jurado clemencia, degollaban a todo su pueblo.

Los otomanos habían llegado a las puertas de Viena. En España, los moriscos, que ayudaban al turco, se habían sublevado y estaban quemando vivos a los cristianos en Las Alpujarras. Los piratas berberiscos habían diezmado nuestras costas matando a todo el que no podían llevarse como esclavo. El enriquecimiento cultural se traducía entonces en las enormes ganancias que obtuvo el Imperio otomano traficando con nuestros ancestros. El terror invadía nuestras costas, los turcos robaban, torturaban, raptaban, desmembraban y masacraban a todo infiel que pillaban…

… Hasta que Felipe II se cansó y decidió golpear al enemigo en su casa. La corrección política actual no regía nuestros destinos en 1571. Afortunadamente.

Aquella mañana de octubre España salvó a Europa del terror. Nuestros soldados se dejaron la vida en el mar por defender lo nuestro. Nuestros galeotes pelearon a muerte por la promesa de libertad del mismísimo don Juan de Austria. Y los galeotes de las galeras turcas, cristianos esclavizados bajo la «religión de paz», pelearon de nuestro lado al ver frente a ellos a sus hermanos de sangre y de Fe.

Y en una de aquellas galeras cristianas, un chaval de 24 años combatía feroz contra el turco. La fiebre y el cansancio no habían podido detenerle. Ni siquiera después de recibir tres disparos pudo darse por vencido. Aunque no sería allí donde Miguel alcanzaría la inmortalidad, pero esa es otra historia…

 

Ana Pavón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *