No era el artículo 155, es el 30

Mucho se ha criticado al Rey por haber tardado tanto en salir. Injusto. Ha adelantado casi tres meses su mensaje de Navidad en televisión en vista de que se ha armado el Belén catalán.

Los separatistas quieren independizarse a los cuarenta años de la transición, lo que por otra parte demuestra lo españoles que son y lo bien que vivían en casa España. Mientras, Rajoy jugando a escapista o estadista que sólo sabe golpear con el Fiscal General, con Maza, y Pedro Sánchez va de un lado a otro como lo que es, un pollo de buena facha pero sin cabeza. Por cierto, del pollo facha en la bandera hemos pasado a Piolín en los barcos. Vamos claramente a peor en imagen guerrera.

El otro guerrero Iglesias cada vez se parece más al hijo de la Tomasa, ya nadie le toma en serio ofreciéndose como mediador, al igual que ha hecho la Iglesia a través de la Vergüenza Episcopal Española.

Otra vez el secesionismo apoyado ya no desde las sacristías, sino desde el púlpito, donde el cura reparte hostias mientras se produce el milagro de la multiplicación de las papeletas. Aunque para milagro el de la Sanidad catalana, donde los dedos rotos se curan en veinticuatro horas y los miles de heridos no requieren hospitalización.

Pero no todo es celestial, la Ada ha resultado ser bruja. Ponga usted más bolardos y menos urnas. Otra conversión, la de Trapero en Traicionero, o cómo jugar con sus Mossos a polis y cacos a la vez. Bueno, pues molt bè, pues a prisión. De una prisión salió Otegui hacia unas Ramblas todavía sanguinolentas (como la huele el tío) para ser aclamado Arnaldo kapuyo, queremos un secuestro tuyo.

Otro que se huele lo peor es Oriol, por eso tiene un ojo mirando a la Generalitat y otro a la Junquera. Los que ya se dan el piro son el Sabadell y La Caixa, Barcelona es sólo bona si la bolsa sona.

El que no es bueno ni siquiera rufián es Gabriel, sino un mal nacido. La otra Gabriel, Anna, sólo levanta el puño izquierdo y por eso le huele el sobaco derecho. Y por la derecha ya ha asomado Aznar, el Gran Cuñado de España, para decir, ni en catalán ni en la intimidad, que se convoquen elecciones, el muy bombero-pirómano. Como sus colegas bomberos de Cataluña, que también se dedican a echar más leña al fuego en lugar de apagarlo.

La que debería apagarse para siempre es TV3, cuyo lema es Ver para Creer. De pagos y pelas va el tema de Llorar Piqué, como buen mercenario. Y de esa guisa, de mercenarios, tratan a los policías nacionales y guardias civiles en los hoteles catalanes de una estelada.

El que tiene pinta de triste recepcionista de prostíbulo que quiere vender su infame mercancía es Puigdemont o Wifredo el Velloso II, con el que cerraré asqueado este artículo no sin antes señalar que no era el 155, sino el artículo 30. No se molesten en buscarlo, yo se lo transcribo: “Todos los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”. Con eso hubiera bastado.

Y es que no se puede estar a la puta y a la ramoneta, señores políticos.

Carlos Campano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *