Urnas sugerentes

Gustavo Morales

Hoy, en España las urnas convocadas desde el poder catalanista parecen legitimarlo todo. Voten pocos o muchos. Voten sí o no. ¿Quiénes van a contar los votos?

El poder catalanista es militante y requiere la secesión por ideología; también por los muchos asuntos de corrupción y del tres por ciento que los separatistas aprovecharon, miren a Pujol, en su connivencia con socialistas y populares, mientras una estúpida ley electoral viene dando más diputados, con menos votos, a catalanistas y vasquistas que a Izquierda Unida que los superaba con mucho en toda España. Las alianzas de gobierno de PSOE y PP se hicieron con las minorías catalana y vasca.

A cambio de la aprobación de una ley o de unos presupuestos con votos catalanistas, la burguesía catalana recibía un trato preferente, que cobraba en trozos de soberanía. Mientras, en Cataluña, los partidos que representan a esa burguesía catalanista, tenían mano libre y recursos para hacer mangas y capirotes. Pero los recursos se agotan. El Gobierno catalán ha malgastado, está arruinado y no puede hacer frente a sus deudas, ni confiscando inmuebles del Estado. El catalanismo se mantiene de inyecciones de dinero desde el resto de España, a la inversa de su consigna habitual. Dinero que usa en promocionar el hecho diferencial cuando es más lo que nos iguala que nos diferencia. Por eso ahora quieren que medio millar de empresas públicas afincadas en Cataluña paguen todo al Gobierno catalán. Un paso más en la sustitución de un Estado por otro.

Hay un órdago lanzado sobre la mesa, tras él millones de catalanes quieren saber su destino. Unos aplican la ley sin emoción española, enfrente desbordan de sentimientos nacionalistas auténticos, basados en una narrativa falsa, aunque sus jefes sean unos rascamonedas.

No basta con gritar arriba y levantar una bandera. Hay que hacer de España “un proyecto sugestivo de vida en común”, donde en cualquier punto de la nación los derechos y los deberes de los españoles sean los mismos en todo el territorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *