Birmania es acusada de limpieza étnica

La comunidad internacional, por medio del secretario general de la ONU, ha exigido al Gobierno de Birmania que ponga fin a la ofensiva militar en el norte del país. Diversos organismos internacionales han denunciado la política de limpieza étnica contra los rohingyas, una minoría musulmana en un Estado mayoritariamente budista.

Birmania o Myanmar -liderada por la premio Nobel de la paz Aung San Suu Kyi- ha denunciado una manipulación informativa sobre los acontecimientos. Las autoridades birmanas señalan que las operaciones militares han sido realizadas respuesta de ataques de militantes islamistas.

Sin embargo, el éxodo de población civil rohingya hacia Bangladesh es un hecho incontestable. Se estima que unas 400.000 personas han huido de sus hogares.

En medio del caos informativo, parece que los rohingyas se encuentran entre dos fuegos. De una parte, los grupos de corte salafista, por el otro, del Ejército birmano. Sobre los uniformados del país asiático penden diversas condenas por constantes violaciones de los derechos humanos. Por su parte, varias organizaciones terroristas islamistas han llamado a la yihad en defensa de los rohingyas.

Ángel Aguado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *