La candidata de Alternativa por Alemania: lesbiana, ex asesora de Goldman Sachs y residente en Suiza

Aquellos que auguraban una radicalización de Alternativa por Alemania (AfD), formación crítica con la UE y con la política migratoria de Merkel, andan bastante descolocados. A pesar de la derrota de Frauke Petry, en el pasado congreso del partido en Coblenza, Alternativa por Alemania se perfila, por el momento, como un partido de derechas, contrario a la inmigración, de corte postmoderno y, podría decirse que, hasta cosmopolita.

Y es que la candidata de AfD, Alice Weidel, para las elecciones federales alemanas, que se celebrarán el 24 de septiembre, parece sacada de un catálogo de Ikea. De 38 años y doctora en economía, Weidel respondería al perfil de cualquier candidato de un partido de corte liberal con veleidades globalistas.

Weidel es abiertamente homosexual y tiene dos hijos. Vive con su pareja, la directora de televisión y cine suiza Sarah Bossard, en una lujosa del país helvético, junto al lago Constanza. En el ámbito profesional destaca el haber trabajado como asesora para el gigante financiero Goldman Sachs.

La apuesta de AfD por Weidel, para la ocupar la cancillería germana, parece responder a un intento de alejarse de cualquier estereotipo que les aproxime a una línea patriota clásica o a posturas abiertamente contrarias a la globalización.

Pese a la bajada en los sondeos, las encuestas siguen dando a Alternativa por Alemania entre un 8 y un 10% en la intención de voto. Con esas cifras AfD entraría holgadamente en el Bundestag berlinés. Sin embargo, la elección de Weidel como candidata puede suponer que parte del electorado conservador del partido, procedente del ala más escorada a la derecha de la CSU y la CSU, o amplios sectores populares obreros, que en el este del país votan a AfD, puedan pensárselo dos veces a la hora de elegir papeleta.

Angel Aguado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *