Evacuación de la ciudad alemana de Fráncfort por una bomba británica de la II Guerra Mundial

Fráncfort se prepara para la mayor evacuación en una ciudad alemana para la desactivación de una bomba lanzada, por el Ejército británico, sin estallar de la Segunda Guerra Mundial. Está previsto que cerca de 70.000 personas abandonen sus hogares el próximo domingo, en la ciudad situada a orillas del río Meno. La bomba fue descubierta durante unos trabajos de construcción en el barrio de Westend, en el oeste de la capital financiera alemana. De acuerdo con la Policía, será necesario evacuar un radio de alrededor de 1,5 kilómetros para poder llevar a cabo los trabajos de desactivación.

Se trata de una bomba de un 1,8 toneladas del tipo HC-4000, que fue lanzada por los británicos durante la Segunda Guerra Mundial, pero que no llegó a explotar al tocar tierra. Según el rotativo alemán Bild, contendría cerca de 1.400 kilos de material explosivo. De momento se desconoce si el trabajo de los artificieros afectará también al tráfico aéreo sobre Fráncfort. Esto dependerá también del viento del domingo.

En Alemania es habitual que las fuerzas de seguridad realicen este tipo de evacuaciones debido a la aparición de bombas. Han aparecido miles de ellas sin estallar en ríos, debajo de autopistas o de terrenos de viviendas. Los expertos creen que hay cerca de 250.000 bombas lanzadas por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial, que por algún problema técnico no explotaron en su momento.

Miles de ellas se encuentran aún bajo tierra, algunas a metros de profundidad, otras muy cerca de la superficie. Estos artefactos se encuentran, sobre todo, en la cuenca del Ruhr y la zona del Bajo Rin, pero también en grandes ciudades que fueron bombardeadas por el Ejército aliado como Dresde, Hamburgo o Hannover. Las bombas se descubren habitualmente durante los trabajos de construcción, pero también al analizar imágenes aéreas históricas. Los expertos creen que aún se seguirán detectando artefactos explosivos sin detonar durante décadas.

J. Garrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *