Un super donante de semen con más de 100 hijos reabre el debate en Holanda

«Lo hice porque quería que la gente fuera feliz», ha asegurado.
 
El caso de un hombre que es el padre biológico de 102 niños por donación de esperma ha provocado un escándalo en Holanda, donde se ha puesto en evidencia la falta de comunicación entre las clínicas de fertilidad. Así la Sociedad Holandesa de Obstetricia y Ginecología (NVOG) exigió el pasado miércoles al Ministerio de Sanidad un registro nacional de donantes para poder hacerles un seguimiento y control.
 
En dicha reunión, las autoridades sanitarias holandesas se han comprometido a estudiar la situación y explorar las posibilidades existentes para evitar donaciones masivas de esperma. La privacidad del donante impide a las clínicas de fertilidad comprobar si este ha ofrecido su semen a otras clínicas, un vacío que ha permitido a algunos hombres donar en diferentes centros y en varias ocasiones.
 
Esto no es nuevo en Holanda. En el último caso conocido, varias madres se dieron cuenta del parecido de sus hijos y denunciaron sus sospechas en una carta al Ministerio de Sanidad holandés. Este semental, hizo donaciones en múltiples ocasiones en 11 clínicas distintas, y su esperma fue usado en 102 fecundaciones positivas. También se tiene constancia de que ofreció su material genético en el extranjero, a través de internet.
 
El súper donante, que prefiere mantener el anonimato, ha declarado al diario Algemeen Dagblad que lo hizo durante una década, y que las distintas clínicas no solían preguntarle si había visitado antes otra. “Mi intención no era tener el mayor número posible de hijos; sólo era para hacer feliz a la gente”, concluyó.
 
Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *