Un juez perteneciente al Opus Dei revocó la orden de expulsión del imán de Ripoll

«No constituía una amenaza real» y demostraba «sus esfuerzos por integrarse en la sociedad española». Estos son los argumentos por los que el juez Pablo de la Rubia, titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Castellón, revocó la orden de expulsión que pesaba sobre el cerebro de los atentados de la semana pasada en Cataluña.

Según el juez, miembro de una prominente familia dentro del Opus Dei, Abdelbaki Es Satty «mantenía un evidente arraigo social con España» y su relación con el tráfico de drogas era «un sólo hecho delictivo lejano en el tiempo».

A pesar de las resoluciones administrativas y del historial delictivo de Es Satty, De la Rubia dejó sin efecto, en marzo de 2015, la orden de expulsión de Es Satty que había dictado la Subdelegación del Gobierno en Castellón.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *