La Justicia europea contraria a la política de puertas abiertas con los inmigrantes

El Tribunal de Justicia de la UE ha declarado que los países tienen derecho a deportar a los demandantes de asilo a los Estados por los que accedieron por primera vez a Europa, de acuerdo al derecho internacional. El tribunal ha subrayado que los Reglamentos de Dublín, que rigen el derecho de asilo, deben aplicarse incluso cuando se da una situación excepcional como la crisis migratoria de 2015.

Fue Merkel hace 2 años, quien contraviniendo las disposiciones legales, decidió suspender dicho reglamento de manera unilateral y aseguró que ‘’no hay límites’’ en lo que a acogida de inmigrantes se refería. Así, cientos de miles de inmigrantes llegaron a Europa y recorrieron diferentes países hasta llegar a Alemania. Durante esa travesía muchos de ellos optaron por quedarse en los países de tránsito como Austria o Eslovenia.

Los Reglamentos de Dublín exigen que los demandantes de asilo presenten sus solicitudes en el primer país de la UE al que lleguen. En caso de que no cumplan este requisito y accedan a un tercer Estado, este último puede deportarlos hasta el punto de entrada original siempre que se acredite que ese fue el punto de entrada.

Esta decisión del TSJUE responde a un caso planteado por Croacia, que denunciaba a Austria y a Eslovenia por devolver a los inmigrantes que habían logrado llegar hasta sus territorios. Reconoce el derecho de ambos Estados a llevar de vuelta a Croacia -primer país europeo que pisaron- a dos familias afganas y un sirio.

En este mismo tribunal se dirime ahora el pleito planteado por Eslovaquia y Hungría contra de las cuotas de reparto de los demandantes de asilo impuesta por Bruselas a los Estados miembro. En este sentido, Hungría o Eslovaquia podrían negarse a reubicar a los demandantes de asilo alegando que no plantearon la solicitud en su territorio.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *