Fallece el pequeño Charlie Gard

Finalmente, y en el marco de una dramática batalla legal, Charlie Gard falleció ayer en un hospital pediátrico. El bebé, aquejado de una enfermedad rara (síndrome de agotamiento mitocondrial),  había quedado paralizado, sin visión, no oía y tampoco podía llorar.

Los padres de Charlie se han enfrentado al Great Ormond Street Hospital de Londres para poder trasladar al niño a Estados Unidos y someterle a un tratamiento experimental. Varios científicos de reconocido  prestigio internacional, entre ellos dos del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, habían recomendado dicho tratamiento para el bebé. Incluso, el Congreso norteamericano había concedido el permiso de residencia para Charlie y sus padres.

Sin embargo,  los músculos y órganos de Charlie Gard se encontraban ya tan atrofiados que sus propios progenitores renunciaron al viaje a Estados Unidos.

La muerte y desconexión del niño no ha estado exenta de polémica. Los padres solicitaron al juez unos días “para despedirse” de Charlie. Sin embargo, la justicia británica redujo los días a unas horas. “Nuestro precioso hijo se ha ido. Estamos muy orgullosos de él”, han afirmado la madre de Charlie, Connie Yates, en un comunicado.

El pequeño Charlie, que el próximo 4 de agosto habría cumplido su primer año de vida, podrá disfrutar ahora de la paz que la enfermedad y la intransigencia humana le han negado durante su corta existencia.

Miguel Sardinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *