Una playa de Venecia, declarada “fascista” y denunciada por las autoridades

Una playa con carteles de Benito Mussolini, y frases con lemas de ideología política fascista (adjetivo tan de modo hoy en día para tratar de insultar a todo aquel que no piense como uno) crea un desmesurado escándalo que llega incluso al parlamento italiano. En la playa “Punta Canna” de la localidad de Chioggia, en la provincia de Venecia, los clientes son recibidos con un gran cartel que pretende dejar claro cómo es el territorio que se pisa: “Zona antidemocrática”.

Gianni Scarpa, 64 años, administra el negocio de 650 hamacas, en esta playa, en un tramo de medio kilómetro, entre himnos y loas a Mussolini y al fascismo. Los ayuntamientos, para aumentar sus ingresos, otorgan concesiones a empresas o a particulares que se encargan, pagando un canon, de controlar zonas de playa cobrando una tarifa a los clientes. Se les llama «establecimientos balnearios», con precios que oscilan según las playas y regiones. El precio medio de una sombrilla y un par de hamacas es de unos 30 euros.

Scarpa regenta este establecimiento balneario. Y en la senda que lleva hasta la playa ha colocado carteles con advertencias a los bañistas: “En un país devastado por ladrones institucionales y maleducados, aquí están las reglas que hacen falta: Orden, limpieza, disciplina, severidad”; “Servicio solo para clientes… o porra en los dientes”; “La justicia nace en el cañón del fusil”. Sobresale también una frase del poeta Ezra Pound: “Si un hombre no está dispuesto a luchar por sus ideas, o no valen nada sus ideas o no vale nada él”. Entre los carteles aparecen diversas imágenes de Benito Mussolini, así como la foto de un niño con la frase: “Abuelo Benito, por una Italia honesta y limpia, vuelve a la vida”.

 

 

Lo clientes de esta zona de la playa están acostumbrado y no muestran reparo ni extrañeza ni con los carteles ni con las conversaciones que mantiene “Il Duce Scarpa” con ellos, críticas contra la inmigración, el corrupto parlamentarismo o contrarias al Papa Francisco: ¿Él quiere construir puentes y no muros? Hay que construirle uno desde Roma a Buenos Aires, así lo mandamos a su tierra”.

Un reportaje del diario La Repubblica, cargado de prejuicios y estereotipos abrió la polémica sobre esta “playa fascista”, llegando incluso al Parlamento, precisamente cuando se está debatiendo un proyecto de ley contra la “apología del fascismo”, un que suscita gran polémica. Chioggia no es un lugar remoto o escondido. Se trata de una población con algo más de 50.000 habitantes, conocida como la «pequeña Venecia» por sus canales, casas antiguas. Además, “Punta Canna” era una de las playas más visitadas de la provincia.

Después de la denuncia de «La Repubblica», las autoridades de Chioggia y Venecia se han activado. La policía ha retirado los carteles y símbolos, y se ha presentado una denuncia. Podría ser acusado de apología del fascismo.

Leónidas Tur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *