El Estado Islámico queda acorralado en un barrio de Mosul

La situación de los yihadistas en la segunda ciudad más poblada de Irak, ante el avance de las tropas de Bagdad, es ya desesperada. Los terroristas prosiguen con su tácticas de combate urbano y de tierra calcinada. En este sentido, los islamistas incluso han hecho volar por los aires la mezquita de Al Nuri, donde Abu Baker al Baghdadi proclamó, en junio de 2014, la proclamación del Califato.

Mientras tanto, se sigue especulando con la posible muerte del califa como consecuencia de un ataque ruso durante el mes de mayo. El Ministerio de Exteriores de la Federación de Rusia ha afirmado que «es muy probable».

Por su parte, el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, ha señalado que su Gobierno espera, «en pocos días», anunciar «la liberación total de Mosul».

Miguel Sardinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *