Sancionados los Guardias Civiles que irrumpieron en un prostíbulo exigiendo «un polvo gratis con las chicas»

«Os vamos a joder a todas. Os vamos a meter en un coche y os vais a venir detenidas«, gritaba uno de los condenados, sargento de la Guardia Civil, tras la negativa de las mujeres a mantener relaciones gratuitas con él y su compañero. Acto seguido dio un fuerte golpe sobre una mesa: «aquí se hace lo que yo digo«. Fue entonces cuando las prostitutas huyeron en bandada.

El Tribunal Supremo ha ratificado las sanciones de seis y siete meses de suspensión que el Tribunal Militar Central impuso a un sargento de la Guardia de Civil de A Guarda (Pontevedra) y a otro agente por irrumpir en un prostíbulo, borrachos y exigiendo sexo gratis en la madrugada del 9 de septiembre de 2011.

Las laxas condenas han sido aplicadas por falta muy grave de abuso de atribuciones, con grave daño a los ciudadanos y a la Administración. Ambos agentes podrán reincorporarse al servicio y puesto habitual una vez cumplido el periodo de suspensión.

Según recoge la sentencia, ha quedado acreditado que los agentes irrumpieron en el Club Goldfinger en actitud agresiva y prepotente, así como en un flagrante estado de embriaguez reflejado en lahalitosis alcohólica, balbuceo y dificultad en la expresión verbal. Asimismo, exigieron ser invitados a mantener relaciones con las chicas, haciendo prevalecer su cargo público.

Luz Marrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *