Alternativa por Alemania afronta su congreso con crisis interna

Alternativa por Alemania (AfD) nació en 2013 como un partido de caráctereuroescéptico. Pese a su rápido ascenso,  ese año se quedó a las puertas de entrar al Bundestag en las elecciones parlamentarias de septiembre, pero no alcanzó el mínimo legal del 5% (llegó al 4,7%), posteriormente incluirían como parte fundamental de su programa el mensaje anti-islam con la intención de llegar a más gente.

En seguida comenzaron luchas internas entre las diferentes sensibilidades ideológicas y estratégicas dentro del partido. Finalmente la familia más nacionalista y ultraconservadora, encabezada por una mujer Frauke Petry se impuso y en 2015 abandonaron el partido dos hombres de peso que representaban el euroescepticismo y el liberalismo económico: su fundador y rostro más visible de la primera época,Bernd Lucke, y el expresidente del lobby de la industria alemana, Hans-Olaf Henkel.

El partido tras entrar en diez de los dieciséis parlamentos regionales y llegar a colocarse como tercera mayor fuerza en las encuestas a nivel nacional, sus tasas de apoyo están derrumbándose y las peleas internas aunque tratan de disimularse, les están haciendo perder credibilidad. Este fin de semana, AfD celebra un congreso donde debe elegir a su candidato para las elecciones de septiembre, y Petry (copresidenta de AfD) que ahora representa el ala más moderada de la formación, ha renunciado a liderar el proyecto.

Las reacciones han sido múltiples y variadas, alimentando la confusión. En el partido están quienes se alegran de su marcha, por considerarla una mujer con ansia de poder y carente de ideología. Otros lamentan su pérdida y temen que AfD se radicalice. Y un tercer grupo ni siquiera está seguro de que este anuncio de Petry suponga su marcha definitiva de los puestos de mando del partido, creen que podría ser una maniobra previa al congreso.

El ala más «radical» o menos moderada del partido está liderado por el otro copresidente, Jörg Meuthen, que para no levantar polémicas con Petry ni siquiera ha reaccionado oficialmente a su mensaje de renuncia.  Este grupo incluye a Björn Höcke, líder regional AfD que hace dos meses desató unatormenta política al considerar una vergüenza que en el centro de Berlín hubiese un memorial en recuerdo a las víctimas del «Holocausto judío». Petry no logró al final que se le expulsase del partido, pero sí que se le abriese un expediente interno.

Hasta las elecciones del 24 de septiembre quedan meses todavía, quizás en el congreso se clarifique el panorama interno, se refuerce el partido o acabe en escisiones…ahora los sondeos conceden a AfD un apoyo que oscila entre el 7 y el 8%.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *