Fallece José Utrera Molina

El que fuera ministro de la Vivienda y ministro secretario General del Movimiento, José Utrera Molina, ha fallecido hoy, a los 91 años de edad, en la localidad malagueña de Nerja.

Nacido en Málaga en 1926, Utrera Molina se licenció en Derecho pero pronto entró en el frenesí de la actividad política. Falangista, inició su andadura en el Frente de Juventudes y, en una etapa en la que el régimen del general Franco pretendía desembarazarse del cariz aparentemente nacional sindicalista de la inmediata posguerra, el entusiasmo de Utrera le llevó a ocupar puestos cada vez más altos dentro de las jerarquías del Movimiento.

Gobernador civil de Ciudad Real y, posteriormente, de Sevilla, llegó, en 1973,  al Gobierno en el Gabinete presidido por el almirante Luis Carrero Blanco. Se mantuvo en el Ejecutivo presidido por Carlos Arias Navarro. En ambos gobiernos era considerado como representante de la muy residual influencia falangista dentro del sistema.

Hombre de lealtades inquebrantables a Franco y a los principios del 18 de julio, se opuso a la reforma política que, desde dentro del régimen, posibilitaba la implantación de un sistema liberal en España y chocó duramente con Arias Navarro. Fue uno de los 59 procuradores a Cortes, de 497, que votó en contra de la Ley para la Reforma Política.

Durante la Transición militó, de forma secundaria, en Falange Española de las JONS, de Raimundo Fernández Cuesta, al que las autoridades del tardofranquismo habían otorgado las siglas históricas de la organización falangista.

Retirado de la acción política, seguía reivindicando, a través de artículos de opinión, su trayectoria y había denunciado en repetidas ocasiones las consecuencias provocadas por la Ley de Memoria Histórica.

La Audiencia nacional rechazó la orden internacional de detención contra José Utrera Molina dictada, el 31 de octube de 2014, por la juez argentina María de Servini que, en aras del principio de justicia universal, investigaba los presuntos crímenes del régimen del general Franco.

Miguel Sardinero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *