El pequeño Adrián, enfermo e insultado porque quería ser torero «ya descansa»

Adrián, tenía ocho años, el niño que quería ser torero, afectado por un cáncer, ha muerto este sábado por la tarde. En las últimas semanas su estado de salud había empeorado considerablemente, y estaba en casa, recibiendo las muestras de cariño y apoyo de familiares, amigos y de algunas personas relacionadas con el mundo del toro.

Su padre, Eduardo Hinojosa, resume todo con un «ya descansa».«Estamos destrozados. Al menos él ya ha dejado de sufrir».

La enorme afición del pequeño a los toros dio visibilidad a su lucha contra la enfermedad (sarcoma de Ewing). La tauromaquia se volcó con él, primero para ayudar a superar su enfermedad y después para mandarle fuerza al niño y su familia. Desde las redes sociales, sin embargo, llegaron  desalmada y cobardemente los peores deseos e insultos de parte de los antitaurinos.

 

 

Por aquellos lamentables hechos, de los que Adrián no llegó a percatarse, un hombre y una mujer fueron detenidos por verter esos comentarios injuriosos, mientras en Valencia, el pasado 8 de octubre se organizó un festival taurino benéfico para recaudar dinero para hacer feliz al chaval en los últimos meses de su vida.

Aquel día todos los toreros se volcaron con el pequeño, maestro en fortaleza e ilusión, abrió el paseíllo, hubo brindis, vueltas al ruedo y salió a hombros de la plaza.

Ayer de tarde le abrieron la puerta grande del cielo para recibirle. DEP, Adrián.

Iván de la Cruz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *