El Ejército sirio desmiente su implicación en el presunto ataque químico

Como viene siendo habitual, los Estados Unidos y la UE se han apresurado –sin prueba o investigación alguna- a culpar al Ejército sirio del presunto ataque químico perpetrado, el pasado martes, en la localidad de Kan Sheijun, provincia de Idlib. Según informaciones no contrastadas, cerca de 100 personas habrían fallecido en el ataque.

Pese a que el Gobierno de Baschar al-Ásad se deshizo, bajo control internacional, de su arsenal químico en 2013 y que se ha constatado que los grupos yihadistas que operan en Siria e irak cuentan con armas químicas, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson,  ha afirmado que el Ejército sirio “actúa con un salvajismo vergonzoso y brutal”.

Por su parte, el Comando Central del Ejército sirio ha declarado que sus hombres “no han utilizado armas químicas ni en el pasado ni en el futuro”.

No sería la primera vez que, en su intento de forzar un ataque norteamericano contra el Ejército sirio, los terroristas respaldados por occidente realizan este tipo de actos criminales o ataques de falsa bandera sin importarles las bajas civiles causadas. En este sentido, la presencia de los yihadistas “Cascos Blancos” en las labores de asistencia a los heridos y la lejanía de Kan Sheijun de la línea de frente hacen que la sospecha vuelva a cernirse sobre los rebeldes.

Miguel Sardinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *