LA AUTONOMÍA HISTÓRICA EN LA LUCHA SOCIAL-PATRIÓTICA

Cualquier persona que no se engañe a sí misma sabe que el ser humano es con mucha frecuencia egoísta en sus  motivaciones. No siempre. Pero sí casi siempre.

Las razones que nos llevan a una lucha política son en parte egoístas: ahí pueden estar funcionando en diversas combinaciones nuestro ego y nuestros intereses. Y son en parte altruistas: a veces nos mueve la sed de justicia o el amor a la patria.

Permitidme ahora un cambio aparente de tema. La autonomía histórica consiste en desgajarse completamente en la lucha política de los movimientos totalitarios del pasado: fascismo, marxismo-leninismo, nacionalsocialismo, castrismo, maoísmo…

¿Qué tiene que ver el asunto de la autonomía histórica con el tema del egoísmo? Creo que están relacionados de la siguiente manera.

A veces tomamos la participación en la lucha política como la participación en un club: en un club se juntan personas con aficiones comunes para disfrutar juntos de esas aficiones. La participación en un club tiene siempre una finalidad egoísta, aunque no por ello ilegítima, dado que es posible participar en un club sin causar daño a nada ni nadie.

Sin embargo, el tomar la lucha política como si fuera una participación en un club, es decir, practicarla para disfrutar con gente afín de aficiones comunes, es un egoísmo ilegítimo porque daña la efectividad de la lucha.

Me limito a consignar dos hechos objetivos,  tan independientes de mi voluntad como de la del lector.

Uno. El capitalismo ha puesto en marcha un proceso de genocidio físico y cultural de los pueblos y las naciones de Europa: la inmigración se engrana en un proceso de genocidio por sustitución a la vez que la civilización europea (y con ella las conquistas sociales de los últimos casi dos siglos) es sistemáticamente destruida por el capitalismo. Estamos inmersos en una lucha a vida o muerte contra el capitalismo.

Dos.El asociar la lucha socialpatriota con los totalitarismos del pasado garantiza el fracaso. En unos casos esos totalitarismos han sido demonizados (con razón o sin ella) en la opinión pública por décadas de propaganda, una propaganda que no tenemos el poder de neutralizar. Otros de entre esos totalitarismos se han hundido ellos solos de manera estrepitosa y la población percibe que ese fracaso es históricamente irreversible.

Quien luche de verdad para evitar el genocidio, y no para ser más feliz en su club, alejará de su lucha cualquier cosa que minimice las probabilidades de éxito, y alejará mucho más cualquier cosa que garantice el fracaso.

Cada uno de nosotros tiene que plantearse si lucha por la patria y la justicia, si quiere evitar a toda costa el genocidio, o si lucha por satisfacer sus aficiones personales. Estamos en guerra. Cada uno de nosotros tiene que plantearse si está dispuesto a hacer todo lo posible por ganarla.

Veterator

Un comentario sobre “LA AUTONOMÍA HISTÓRICA EN LA LUCHA SOCIAL-PATRIÓTICA

  • el 27 marzo, 2017 a las 7:40 pm
    Permalink

    Otro artículo magnífico, aunque breve, que da gusto poder apreciarlo.

    Acertadamente, estoy en la misma línea de combate, para esa lucha lógica y legítima que poseen las personas de buena fe y, de sentido común, así me lo reclama mi temple psicológico ante tantos desmanes e irregularidades ya constatadas consabidamente.

    Hay, no obstante, un principio, que supera, elemental en los seres humanos, podría decirse que éste principio o propiedad unipersonal en las personas se manifiesta de manera intuitiva cuando en ocasiones su propia existencia está amenazada o lo que representa él dentro del grupo que integra.

    Así, la Historia, rica, desde un punto de vista -científico- ( hay otros modelos de historia ) ya nos intenta marcar algunas claves para entender mejor determinados sucesos que pueden alterar la paz social y la Justicia en los pueblos, al no ser atendidas convenientemente aparecen los conflictos de intereses, y donde evidentemente ¨no puede llover a gusto de todos ¨. Tendríamos que buscar aquellos términos tan ólvidados en ambientes castrenses en períodos de obligado cumplimiento, en España, de servicios obligatorios a la nación, y, que, aparece en la mente de estos obligados temporales ciudadanos patrios, con tal y cual apreciación de : ¨ por iniciativa propia ¨, que servía de excusa bastantes veces como elemento salvador. Consigna que es legal y permitida para hacer el bien de la Comunidad a la que pertenece alguien, en situaciones donde no se tiene indicaciones precisas y mucho menos no se han evaluado específicos peligros y amenazas por los responsables inmediatos. A lo que éstos responsables, jerarcas, dan el visto bueno al subordinado contemplando los hechos y siempre ubicándose en su lugar. Es una forma de solidaridad entre personas donde la Ley, las normas, y todo aquello que se supone que está previsto puede no estar perfectamente elaborado.

    La lucha social patriótica tiene que empezar por la propia persona, no necesariamente tiene que conformar un grupo con sus iguales, porque él mismo ya conforma un estado de las cosas, y su sóla presencia manifiesta esa unión indirecta. ( Véase signos de identidad, habla, cultura, religión, pensamientos, y todo tipo de ideas para mejorar algo en su entorno ). Pero para que esa lucha social tenga éxito debe de haber : conciencia.

    Conciencia porque si no tenemos la percepción de la realidad muy difícilmente alguien podrá aportar algo beneficioso a otras personas, por ello, un reto también sería estar bien informado.

    En nuestro blog, de acceso libre, y compartida información, hacemos referencia a éstos aspectos, al menos esa es nuestra intención solidaria prevista, casi marginales ó incluso poco sabido por muchas personas que han sido víctimas de políticas de adoctrinamiento por décadas y, así desde la escuela hasta en el cine las mentes de las personas han sido un esponja donde el agua que se vertía estaba contaminada por ideas políticas con la tergiversación de la Historia. Por tanto, se eleva más aún el aspecto de conocer esas referencias alternativas de la Historia documentada que tan mal ha sido explicada a las nuevas generaciones al terminar la Segunda Guerra Mundial, en nto. caso particular con el caso del período ¨ franquista ¨ ( y la Ley de Memoria Histórica ). Reacciones que ya se atisban en grandes empresas al prohibir libros alternativos de cultura con literatura revisionista del s. XX principalmente. Aquí aparece ya la idea de algo parecido a : resistencia y defensa. Ya que se está atacando los valores más elementales de las personas, en ello su libertad de expresión.

    La mayoría de los occidentales no perciben éstos peligros ya argumentados, tienen ya bastante con su día a día, y los consiguientes problemas familiares para llegar a final de mes, centrándose el debate de la protesta en el campo de la Economía y las finanzas, acaso con los impuestos al heraldo público. Por lo que tendríamos que hablar aquí de lo referido a conciencia ; es decir, alguien cree ser consciente de otro algo pero solo unos pocos saben certeramente que no lo son de los verdaderos peligros que les impide ver la realidad. Por tanto, puede aparecer el autoengaño ( o engañarse uno mismo ) para evitar la cruda realidad de las cosas y seguir viviendo en un mundo embaucado. Lo que se suele conocer, de forma coloquial, como : ¨ mirar para otro lado ¨, que es lo que más abunda hoy en nta. sociedad occidental, por ello el egoismo.

    Por tanto en cuanto muchas personas ven a los grupos -que dicen ser patriotas- de personas que conforman una idea de unidad real de ver los asuntos de la vida, el hecho humilde de empezar con acciones simbólicas de ayuda al necesitado, su vecino o aquel que mantiene viva su identidad occidental, cultura esta ; que es la que permite que otras culturas y sub-culturas no occidentales tengan permitido intearctuar en Occidente. Si acudimos a las referencias recientes de lo que se conoce como ¨democracia ¨ sería necesario explicar que éste sistema ha sido usurpado por gentes que no se deben a los intereses de sus naciones sino a grupos elitistas extranjeros, con lo que ello implica.

    En resumen, y agradeciendo el artículo de opinión de esta casa, podría decirse que el propio documento es una manera de efectuar patriotismo, de forma sana, y abierta a todos, a lo que nosotros complementamos con el deseo de recuperar y rescatar a la verdadera democracia en Occidente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *