Asesinato de un jefe militar de Hamás en Palestina por el Mosad y filiales del ISIS

Hamás acusa del asesinato de Mazen Fuqaha, uno de sus jefes militares a los servicios secretos del Estado hebreo. El pistolero que le abatió con siete tiros a quemarropa le esperó cerca de su casa en Tel al Hawa, al sur de la capital del enclave palestino, disparándole en la cabeza con un arma dotada de silenciador y desapareció sin dejar rastro.

La autoridad Palestina ha respondido a este asesinato político con el cierre de la frontera de Erez, que es la vía por la que acceden al enclave la prensa y la cooperación internacional. El movimiento de resistencia árabe acusó inmediatamente después del ataque a “Israel y a los colaboracionistas” de haber matado a uno de sus principales comandantes en las brigadas Ezedin al Qasan, brazo armado de Hamás. Pero al contrario que en anteriores casos de asesinatos selectivos, que fueron abiertamente reivindicados por las fuerzas de seguridad, los portavoces militares y policiales de Israel han mantenido silencio sobre la muerte de Fuqaha.

Todo apunta pues a una acción del Mosad (servicio secreto exterior de Israel) o de filiales del ISIS en la Franja perseguidas por Hamás.

Decenas de miles de seguidores de Hamás despidieron el sábado al jefe militar en su funeral, en una ceremonia a la que asistieron el previsible nuevo número uno de la organización, Ismail Haniya, y su sucesor como líder político en la Franja, Yahya Sinwar.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *