Intentan eximir al yihadista de París-Orly por el presunto consumo de drogas

Como viene siendo habitual, los medios de comunicación parecen haber encontrado un eximente para el autor del ataque yihadista en el aeropuerto de París-Orly. Ante la flagrante evidencia de lo que -sin ningún género de dudas-  es un ataque terrorista, fuentes judiciales galas y la agencia France Presse han informado de que Ziyed Ben Belgacem se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas.

La información, que se da como cierta en todos los grandes medios de comunicación y agencias internacionales, partiría del testimonio del padre del tunecino con nacionalidad francesa. El terrorista fue abatido este sábado cuando, tras haber arrebatado el arma a una militar, se disponía, en el nombre de Alá, a perpetrar una masacre en el aeropuerto de París-Orly.

Parece que el intento de enmascarar y atenuar los atentados terroristas islamistas que sacuden a Europa va cambiar de “modus operandi”. La manoseada fórmula del “perturbado” puede que tenga los días contados y, desde ahora, los yihadistas bien pudieran ser calificados como alcohólicos y politoxicómanos.

Miguel Sardinero

Un comentario sobre “Intentan eximir al yihadista de París-Orly por el presunto consumo de drogas

  • el 21 Marzo, 2017 a las 3:44 am
    Permalink

    Yo siempre he estado en contra de relacionar exención con ésto otro : atenuante, si hablamos de penas y dolo.

    De todas formas, La Prensa de Soros tiene una árdua tarea por delante, si cabe decir eso de tratar la información, porque por mucho que se quiera seguir unas consignas políticas ( ya como línea editorial ) la noticia y la forma de aparecer un hecho punible es imposible de evadirlo. Luego se podrá hablar de lo que quiera comunicar un emisor, pero el suceso ya habla por sí solo. Es otra forma o técnica para instruir a la opinión pública y llevarlos a una línea de pensamiento irreal y poco menos que polémica.

    Así que se queden con términos como ¨ investigado ¨ que yo me quedo con imputado, aunque de forma circunstancial, claro. Porque es lícito decir imputado para quel que no trabaja en La Justicia, aunque ello parece que no importó a la hora de aparecer -en su tiempo, entonces- dichas premisas a la ciudadanía, y sus telediarios apresurados. Es más en los telediarios y noticieros en España los conductores de los programas actúan de forma rígida, solo es necesario observar una conexión y utilizar la manera imperativa ( orden y mando ) a un reportero, p. p. un ej. : – ¨ Cuéntanos ¨.

    Qué habrán sido de aquellos primeros invasores de al-Andalus que degustaban el mosto romano con los lugareños expertos de la vid, que los propios musulmanes olvidaban su al-Corán para la degustación de tales bebidas alcoholicas, máxime cuando el libro invertido ni siquiera aparece mención a la prohibición del vino. Ya tuvo que referirlo un visir andalusí en viaje a Damasco hace siglos, ¨ donde su presencia era necesaria, para poner orden ¨ ( diálogos a su acompañante y discípulo musulmán ).

    Por tanto, tenemos que llegar a la conclusión que lo apropiado sería el sustantivo de atenuante, aunque realidad se trate de un adjetivo. Depende cómo se analice.

    El problema viene luego, cuando alcohol y drogas pasan a un segundo plano, en el instante que aparece eso de Dios es grande en versión musulmana. Si supieren los musulmanes que Jesús es un profeta válido, de rango igual o superior a Mahoma, y, que, Jesucristo es el único que tiene poderes para derrotar al Diablo, sin duda, muchos dejarían ese club jurídico-religioso no occidental y anti-occidental ( que no es lo mismo como se sabe uno y otro ).

    Interesante. Gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *