Los masones celebran los 300 años de su creación

Cada año se registran 300 nuevos afiliados en las dos grandes logias que hay en España: La principal, impulsada por la Masonería Francesa, es la conocida como Gran Logia de España/Grande Oriente Español, fundada en 1887. Cuenta con alrededor de 180 logias locales.

Con motivo de cumplirse los 300 años de la masonería (1717-2017), el gran maestro de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español, Óscar de Alfonso Ortega, quiere que España celebre tal acontecimiento, y ha pedido a las instituciones que aprueben una declaración oficial que apoye los valores de “librepensamiento y tolerancia fraterna”.

Los masones, hoy, han pasado de ser considerados unos personajes siniestros que tramaban conspiraciones bajo pago de comisiones, movían los hilos de la política y la economía mundial y perseguían a la Iglesia a tener cada vez mejor prensa y aceptación. Como muestra la forma en que se ha referido a ellos el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura: “Queridos hermanos masones”…

La masonería surge a comienzos del siglo como  una institución de carácter iniciático y filantrópico, fundada en un sentimiento de fraternidad. Sus objetivos recuerdan mucho a la filosofía griega y al propio cristianismo: la búsqueda de la verdad, mediante el simbolismo de la construcción (el famoso Arquitecto del Universo).

Y ha sido decisiva la influencia que ha tenido en la configuración delmundo moderno (desde la Independencia de EEUU y la Revolución francesa hasta los grandes movimientos culturales del siglo XX). Pero está plagada decontradicciones (y contraindicaciones) nada más nacer, por lo que su vaga doctrina deísta y filantrópica podría verse fácilmente como una burda coartada.

Invocan la búsqueda de la verdad, pero admiten que es imposible conocerla; apelan al progreso de los pueblos, pero ellos son un club oligárquico donde determinadas minorías deciden lo que nos conviene a los demás; presumen de libertad, pero su estructura interna no admite el menor atisbo de disidencia.

J. Garrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *