Samanta Villar, madre del año

Otra vez Samanta Villar quejándose de sus hijos. Ha entrado en bucle. Que todos los padres nos hemos imaginado alguna vez tirando a los críos por la ventana, dice. Agüita. Y se ha quedado tan contenta.

Pues mira, no, Samanta. No todos los padres hemos soñado con asesinar a nuestros hijos porque no nos dejen dormir, mira tú. No vayas de digna por la vida después de soltar semejante burrada, hermosa.

Hazte un favor y deja de repetir que eres una pionera rompiendo el tabú del “lado negativo de la maternidad”, chica. Que hace mucho tiempo que, desde todas las instancias, tratan de vendernos que ser madre es una condena. Que ya nadie quiere tener críos porque dan mucho trabajo y no se pueden poner en “modo avión” cada vez que nos cansemos. Que cada año se practican miles de abortos porque “tener un crío ahora me viene fatal y antes me quiero realizar como persona”, como si las madres estuviéramos frustradas o algo.

No acuses de machistas a todos los que no estamos de acuerdo contigo, guapa. No te confundas. No es que nosotros seamos machistas, es que tú eres una egoísta. Si te parece inasumible una tarea que han realizado todas las madres de la Historia desde el principio de los tiempos, sin andar llorando por los rincones, a lo mejor es que tienes un pequeño problema de madurez. Debiste darte cuenta de que la maternidad podía durar algo más de los 21 días a que estás acostumbrada, Samanta. Y si tan terrible te parece no poder dedicarte sólo a tí misma porque tienes niños, debería darte vergüenza, qué quieres que te diga.

Deja el cuento del “sacrificio extremo” que supone criar a los hijos, mujer, que tampoco es para ponerse así. Que lo hacemos miles de millones de mujeres sin tanto drama. Que no estás hablando de alguna actividad secreta y misteriosa, que todos tenemos madre y algo sabemos del tema.

Que, a pesar del empeño que pusiste en que todo el mundo pudiera seguir por televisión tu embarazo y tu parto, supongo que ya lo sospechabas, Samanta, pero no te van a dar el premio a la madre del año.

Leer más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *