El gobierno turco llama «islamófobo» a Occidente y califica a Holanda de «capital del fascismo y país de nazis»

Tras los graves incidentes de este pasado fin de semana en las calles de Róterdam protagonizados por los partidarios del alcalde musulmán de la ciudad, apoyado por el presidente turco Erdogan, que pretendía que sus ministros diesen un mitin en la capital holandesa, Erdogan calificó de «indecente» el comportamiento de las autoridades holandesas al prohibir el aterrizaje de los emisarios turcos en el país. «No quedará sin respuesta», aseguró. Occidente es «islamófobo».

La respuesta por parte del primer ministro holandés, Mark Rutte, ha sido descartar claramente una disculpa por parte de su Gobierno: «Se trata de una demanda totalmente loca e imposible». En cambio el gobierno francés cedió a las pretensiones turcas y permitió comparecer en la ciudad de Metz al ministro de Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu, quien participó en una conferencia organizada por la ‘Unión de Demócratas Turcos Europeos’, donde afirmó que Holanda es la «capital del fascismo».

Varios políticos franceses criticaron la presencia en Francia de los representantes de Erdogan «¿Por qué deberíamos tolerar conversaciones en nuestro territorio que otras democracias rechazan? No a una campaña electoral turca en Francia», escribió en Twitter la líder del partido ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen.

Por su parte, Erdogan ha agradecido a Francia la acogida de su ministro al tiempo que insiste en que Holanda, es un país de «nazis», pagará las consecuencias. El presidente turco también ha pedido a las organizaciones internacionales que se sancione a Holanda por su actuación.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *