“1936: Fraude y Violencia”: La República del pucherazo

El mito bucólico de unas izquierdas que, en las elecciones de 1936, se alzan con un triunfo en un proceso electoral limpio y con todas las garantías ha recibido su golpe definitivo.

Los profesores de la Universidad Rey Juan Carlos, Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García, ponen al descubierto, en “1936: Fraude y Violencia en las elecciones del Frente Popular”, las sistemáticas irregularidades perpetradas por las izquierdas en el recuento de las últimas elecciones anteriores al estallido de la Guerra Civil.

El trabajo escrupuloso y detallado de Álvarez y Villa nos pone en situación: una campaña electoral que se salda con 41 muertos.

Pero es en el desarrollo y recuento de los comicios de aquel histórico 16 de febrero cuando en Cáceres, Cuenca, Granada, Jaén, La Coruña Málaga, Orense o Santa Cruz de Tenerife la confluencia de izquierdas de la época, el Frente Popular, va a desplegar una campaña de coacciones y manipulación de los resultados que le llevarán a obtener, de manera fraudulenta los 240 escaños -de los 473 en juego- necesarios para gobernar.

Más votos que votantes, escrutinios a puerta cerrada, violencia, tachaduras y enmiendas en las actas, tradicionales feudos conservadores en los que las candidaturas de la derecha obtuvieron cero votos, actas que no se correspondían con las certificaciones de las mesas, vuelcos en el resultado de última hora y un largo etcétera minuciosamente desglosado por ambos profesores. El propio presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, manifestó que “España se ha vuelto Coruña”.

Tras cinco años de investigación, Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García concluyen que, al menos, un diez por ciento de los escaños adjudicados al Frente Popular lo fueron de manera fraudulenta y que, en el conjunto de España, la derecha superó a la izquierda por 700.000 votos.

1936: Fraude y Violencia en las elecciones del Frente Popular”, avalado por el prestigioso hispanista Stanley G. Payne, es un duro mazazo a la visión maniquea y cainita que la izquierda política e intelectual mantiene sobre la Guerra Civil y sus prolegómenos.

Editado por Espasa, el volumen de 656 páginas estará en las librerías este martes.

Francisco Alonso

3 comentarios en ““1936: Fraude y Violencia”: La República del pucherazo

  • el 12 marzo, 2017 a las 5:32 pm
    Permalink

    Así es, un Golpe de Estado en toda regla. Un fraude total ocultado por La Masonería en la nueva democracia, aunque el Libertador ( Franco ) tampoco le dió mucha publicidad para evitar más enfrentamiento entre españoles.

    La bandera republicana, la tricolor ( la de la II República* ), con su franja morada, es anti-democrática, porque en nombre de ésta república y su bandera tricolor fue izada en las antiguas oficionas de Correos y Telégrafos en Madrid, a punta de pistola a los funcionarios y, ametrallando paredes y techos de dicho inmueble. Luego debido al clima social, para evitar -como hoy ocurre actualmente- el rey Alfonso XIII consideró un mal menor el permitir a Azaña ( el Rajoy de hoy ) formar un gobierno temporal, que luego se apoderó de la nación, con el beneplácito de algunos militares masones y políticos de mandil. A estos, ya no pudieron contener las masas anti-occidentales ( había anarquistas judíos ) que cometieron todo tipo de tropelías a lo que sonara a cristianismo y al patriotismo español.

    Es evidente la ingeniería social -sobretodo- en la Educación desde 1978 hasta nuestros días, pues poca gente conoce éstos aspectos de la Historia científica. Ya el insigne ex-ministro de la Cierva, catedrático e historiador los expuso, es más, él mismo fue testigo presencial de niño de toda la situación que padeció España. Otras obras como el ¨ Terror Rojo ¨ de Julius Ruiz ; como profesor de Historia de Europa en la Universidad de Edimburgo e, hispanista británico profundiza en la situación caótica antes y después de La Guerra de Liberación ( erróneamente designada como ¨ Guerra Civil Española ¨ ) que además fue ; cruzada de liberación decretada por Roma. Por lo que la Ley de Memoria Histórica atenta a los Der. Fundamentales de la Carta Magna, por el rango de protección a las religiones y sus personajes históricos ( Véase retiradas de nombres de calles, vías, plazas, monumentos, insignias, y todo tipo de restos humanos o tumbas del período ¨ franquista ¨ ) con lo que ello implica.

    Muy interesante, muchas gracias. Sin duda hay que reponer la auténtica democracia, el mero hecho de expresar éste tipo de aspectos -por nosotros- puede implicar un rechazo del Sistema Imperante ( La Masonería ).

    Respuesta
  • Pingback:FRANCO TENÍA RAZÓN, las Elecciones de 1936 fueron un auténtico fraude organizado por La Masonería – Patriotas Occidentales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *