La oleada de sospechosos atropellos masivos golpea también en Londres

Apenas hace unas horas informábamos de las embestidas de vehículos contra aglomeraciones de personas en la ciudad alemana de Heidelberg y en Nueva Orleans (EE.UU.). La presunta fatalidad se ha cebado, la mañana de este domingo, con la capital británica.

Cinco transeúntes han sido arrollados por un vehículo, que se subió a la acera, en un barrio del sur de Londres. Los heridos han sido hospitalizados, aunque se desconoce su gravedad. El atacante ha sido detenido por la Policía.

Scotland Yard no ha facilitado aún la identidad o datos sobre el conductor del vehículo.

Tanto en Heidelberg, como en Nueva Orleans y en Londres autoridades y medios se mueven dentro de una celosa administración de la información sobre el origen y las identidades de los atacantes. Únicamente ha trascendido, como viene siendo habitual en estos casos, posibles trastornos mentales de los detenidos.

No sería la primera vez que terrorismo islamista utiliza el método de los atropellos masivos como instrumento para sembrar la muerte.

Miguel Sardinero

Un comentario sobre “La oleada de sospechosos atropellos masivos golpea también en Londres

  • el 26 febrero, 2017 a las 5:03 pm
    Permalink

    Yo soy una persona muy observadora, según que intereses me lleven a tal acción precisa, y, que, he notado en La Prensa de Soros ( ya hay que llamar a las cosas por su nombre real, quizás ) un protocolo a la hora de informar de éstos sucesos en sus profesionales de la comunicación ; donde dejan en último lugar los sucesos acontecidos por perfiles de sujetos terroristas, antes de éstos, eventos trágicos relacionados ; pero todavia sin indicios de terrorismo ; con lo cual se interrelaciona a unos y otros como un todo : simples accidentes de tráfico, etc.

    Hace unos días, acontecía, en la ciudad condal, un hecho de que alguien había tomado prestado un vehículo comercial de suministro de gas, el autor y coductor fue introducido, antetodo, de forma sugestiva al público, como un : sueco. Ya, luego, posteriormente, el ruducido sospechoso fue puesto a disposición judicial, donde alguna que otra imagen del sujeto sospechoso era todo* menos sueco.

    Hay que estar vigilante, sin duda, y no conformarse con lo que nos venden, aunque siempre hay excepciones personales, como el dicente hace para con éste ameno y ¨ simpaticote ¨ lugar de noticias, y su despertar.

    Muy bien.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *