Graves disturbios protagonizados por refugiados en Suecia

El barrio de Rinkeby, de la capital sueca, conocido por su multiculturalidad, fue el lugar elegido por los refugiados para quemar decenas de coches, destrozar mobiliario urbano y atacar a las fuerzas del orden que acudieron a tratar de sofocar los incidentes.

Durante la noche del pasado lunes, varios grupos de inmigrantes, bien organizados, atacaron a la policía con el lanzamiento de piedras y de botellas de cristal, además de destrozar varios escaparates. Todo comenzó cuando una patrulla policial fue atacada cuando llevaba a cabo la búsqueda de un individuo para proceder a su detención.

Ulf Johansson, jefe de la policía regional, manifestó su intención de aumentar sus efectivos en la zona: “Vamos a aumentar el número de policías y permanecerán en la zona el tiempo que sea necesario para garantizar la seguridad y el orden”.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *