El negocio de los asaltarruedos

El más famoso de los que saltan a los ruedos en plena corrida de toros, ha abandonado a su pareja y a su hijo de dos en España y se ha ido a “hacer las Américas”. El holandés Peter Janssen, también deja atrás denuncias sin pagar por valor de 200.000 €, multado por saltar a la plaza a abrazar al toro con la palabra “asesinos” inscrita en su pecho. Él dice que lo hace por veganismo, anarquismo y feminismo, pero su propia ex pareja afirma que “sólo quiere salir en los medios”. De entras denuncias destaca la del torero Morante de la Puebla, una querella criminal por injurias y calumnias. «Que haga estas cosas es peligroso para todos. Tiene que respetar al público que asiste y entender que cada vez que salta, pone en peligro nuestras vidas, también la suya», afirma el diestro.

Antes de llegar a México donde ya ha protagonizado alguna acción, pasó por su tierra natal, concretamente Ámsterdam, para emprender una campaña con la que pretende que se prohíba comer carne de conejo. Janssen reconoce que éste es su trabajo y le pagan por ello. Afirma tener un sueldo y que detrás del movimiento anti taurino “hay una fuerte estructura económica, con muchas empresas que les financian». Con esta financiación ya ha pagado sanciones en España por un importe de 2.457 euros. Asimismo arrastra una condena de dos meses en prisión por dejar 2.500 visones libres de una granja, y ha sido investigado por un posible plan para atentar contra la Reina de Holanda, así como por prender fuego a la furgoneta de un carnicero de su pueblo.

Otros “animalistas” critican su forma de proceder. Silvia Barquero, presidenta del partido PACMA afirma que “la tauromaquia debe ser erradicada, pero siempre desde el plano legal. Por otra parte Marius Kolff, presidente de la organización anti taurina más poderosa, CAS International, define a Janssen como “muy agresivo, le echamos porque no nos gusta su forma de actuar. No compartimos las acciones ilegales en la arena». En Don Benito, donde vivía antes de su partida, le recuerdan también como un tipo muy conflictivo. “Tenía problemas con mucha gente que llevaba a sus perros atados, o por enfrentarse a los ganaderos por llevar a los cerdos a la matanza”, afirman desde la localidad pacense. Janssen segura que en dos meses volverá a España, a las Fallas de Valencia. «Lo haré por la puerta grande para que no se olviden de mí».

Francisco Picazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *