Consternación por una estrofa del himno alemán

Andrea Petkovic (Alemania) y Alison Riske (EEUU) se disponían a jugar la eliminatoria de la Copa Federación de tenis. Todo parecía desarrollarse con normalidad cuando, al escuchar los himnos antes del partido, la armonía se truncó porque ¡oh calamidad!, sonó la primera estrofa del himno alemán.

El morrocotudo disgusto viene provocado por la reproducción de una estrofa explícitamente prohibida en la constitución alemana. Y está prohibida, no porque en ella se hable de invadir Polonia, respirar zyklonB o comer bebés, no. La estrofa dice, literalmente: «Alemania, Alemania sobre todos en el mundo», lo que así, como himno, a primera vista, no parece muy descabellado. Pero da la casualidad de que se trata de una estrofa que se cantaba durante el III Reich y claro, eso lo convierte en una estrofa maldita.

Nótese que el himno no lo compuso el mismísimo Hitler, sino que data del s.XIX. Pero no importa, porque como si de un conjuro expresado en la lengua de Mordor se tratara, la delegación alemana quedó abatida a causa de lo que la jugadora germana calificó como «la peor experiencia que le ha pasado». Es de suponer que Petkovic no ha debido enfrentarse a problemas demasiado graves en su vida.

Dada la sensibilidad de la deportista y su equipo hacia aquello que se hacía durante el III Reich, es probable que en su país no circulen por las autopistas que Hitler proyectó, no calce nunca Adidas y jamás se vista con modelitos Hugo Boss, entre otras muchas cosas.

Ana Pavón

Un comentario en “Consternación por una estrofa del himno alemán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *