Starbucks contrata refugiados pero no atiende a mujeres en Riad

La multinacional prohibe el acceso a mujeres en su local de la ciudad Saudita.

Un cartel en la puerta avisa del veto a las clientes de sexo femenino, explicando que ha de ser el conductor (las mujeres no pueden conducir en Arabia Saudí) quien realice el pedido.

El local disponía de dos salas: una para familias y otra para hombres, pero al derrumbarse el tabique que las separaba, la dirección decidió prohibir el acceso a las mujeres.

Se da la circunstancia de que Starbucks se esfuerza en dar la pretendida imagen de ser una empresa comprometida en una supuesta lucha por los derechos civiles. Recientemente reaccionó ante las medidas anti migratorias de Trump, anunciando que contrataría a 10.000 refugiados. Las inquietudes sociales de la multinacional cafetera parecen ser en realidad una máscara para esconder la intención de contratar mano de obra barata. Sus propios empleados llevan tiempo denunciando que el precio de un café del Starbucks está por encima de su propio salario por hora.

 

Ana Pavón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *