Japón no abrirá sus puertas a los refugiados

El Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, anunció en la Asamblea General de la ONU que Japón primero necesitaba atender a los desafíos nacionales que se propone abordar bajo una política económica renovada que apunta a impulsar el PIB a un nivel récord de la posguerra, al tiempo que refuerza el sistema de seguridad social para apoyar a las familias.

«Yo diría que antes de aceptar a los inmigrantes o refugiados… hay muchas cosas que debemos hacer antes…» Añadiendo que Japón «se librará de nuestra propia responsabilidad» al abordar la crisis de refugiados, que Shinzo Abe describió como ayudar a mejorar las condiciones que causan el éxodo.

Aún negándose a acoger refugiados, Japón se enorgullece de ser u uno de los mayores donantes de ayuda en el mundo. El año pasado, Japón entregó 181,6 millones de dólares al ACNUR, la agencia de refugiados de las Naciones Unidas, situándose en segundo lugar ante los Estados Unidos en generosidad.

El Primer Ministro afirmó que Japón proporcionará 1.500 millones de dólares en ayuda de emergencia para los refugiados y para la estabilización de las comunidades que sufren calamidades por las guerras. Pero rechaza la idea de que Japón abra sus puertas a los que huyen de esos conflictos bélicos.

Leónidas Tur

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *