Caso Zozulya: el delito es ser patriota

A menudo pienso que debí haber nacido en otra época. La podredumbre  en principios y valores de la sociedad es tan sangrante que me asquea. Y, por desgracia, en estos días lo he vuelto a constatar una vez más.

He seguido de cerca los acontecimientos del ‘’caso Zozulya’’, el futbolista ucraniano al que los aficionados ultraizquierdistas del Rayo Vallecano  consiguieron amedrentar para que no jugase en su equipo porque lo acusaban de nazi.

¿Saben cuál es el crimen de Roman Zozulya? Ser patriota en esta España. Utilizar la posición mediática que le concede el futbol para denunciar la invasión que a su juicio sufría Ucrania por parte de tropas rusas. Amar su tierra y no avergonzarse de ello.

Mientras la persecución al ucraniano alcanzaba limites inimaginables, he visto como en ciertos medios ideologizados, la mayoría por otra parte, corrían ríos de tinta alabando a esos ultras que irrumpen en el vestuario de su equipo coaccionando a una plantilla y coartando el derecho de un trabajador a desarrollar de forma libre y pacifica su trabajo mientras enarbolan la bandera de la libertad, la tolerancia y el orgullo de clase.

He tenido que tragarme  como diputados electos por el pueblo, de cuyo nombre no quiero acordarme, utilizaban su sillón del Congreso para tildar lo ocurrido de heroicidad, mientras en las tribunas se llenan la boca con eso a lo que ahora denominan ‘’ser de abajo’’.

Y he asistido atónito al silencio de esos ultras, de esa prensa y de esos diputados cuando en las filas del equipo del barrio madrileño se enrolaba Mikel Labaka, conocido futbolista vasco vinculado con la izquierda abertzale que ha reconocido abiertamente su simpatía por la banda terrorista ETA, participando en un sinfín de actos públicos destinados a pedir el acercamiento de presos.

Pero lo del doble rasero de la izquierda radical, de esos que se denominan ‘’antifascistas’’, cuya única ideología es negar otra mientras destilan odio, no es nada nuevo.

Los ‘’Bukaneros’’ y su aparato mediático ya callaron cobardemente cuando al frente de la entidad rayista se situaba Ruiz-Mateos, mediático capitalista vinculado al opus-dei, que puso el dinero que ganó robando a los obreros para salvar al Rayo.

Y es que nada se puede esperar de esos que se dicen obreros mientras prohíben trabajar, que encabezan manifestaciones pidiendo tolerancia y persiguen al resto por motivos ideológicos, que criminalizan patriotas mientras homenajean a los que ensalzan a cobardes y rastreros asesinos.

Ricardo Reis

Un comentario sobre “Caso Zozulya: el delito es ser patriota

  • el 11 Febrero, 2017 a las 5:56 pm
    Permalink

    Hoy sábado, la han vuelto a liar los bukaneros “anti-fascistas”, en Palma de Mallorca: “Detenidos seis bukaneros en Palma tras una pelea en un pub. Se les acusa de lesiones, desobediencia y resistencia a la autoridad. A todos se les acusa de un delito de daños en el referido local por valor de algo más de 800 euros”

    http://www.marca.com/futbol/rayo/2017/02/11/589f11d6e5fdea562f8b4670.html

    Esto pasa por reírle tanto las gracias a los “chavales del barrio obrero de Vallecas”, que van de anti-racistas pero lo que son realmente son anti-españoles

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *