La “violencia de género” engendra injusticia de género

El caso de Lucas Hernández, futbolista del Atlético Madrid, que se ha visto implicado en lo que finalmente ha resultado ser una pelea con su pareja sentimental, ha reabierto los debates acerca de las disparidades que la legislación española contiene en estos casos, donde la violencia y su castigo dependen del género.

Vaya por delante que considero la violencia machista una lacra que debe erradicarse de nuestra sociedad. Estamos ante una problemática social que ha acabado con la vida de 664 mujeres en menos de una década, y que se ha cobrado 9 víctimas en lo que va de año.

Por ello, y por lo necesario que es atajar el problema de raíz creo que debemos abordar éste con datos objetivos, sin florituras ni camuflajes, hablando sin tapujos de la cruda realidad, en ambos sentidos y para ambos sexos.

Desde el momento en el que se conoció la noticia de lo ocurrido con el mencionado futbolista y su pareja, tanto los medios como la opinión publica saltaron en su mayoría a la yugular del chico, acusándolo de maltratador, y vertiendo una serie de improperios sobre él que ni siquiera merece la pena mencionar.

Ahora, después de que Hernández pasase dos noches en el calabozo por hechos que en ese momento se presumían pero no se habían constatado, mientras su pareja quedaba libre, las diligencias urgentes presentadas por el juzgado de instrucción número 7 de Majadahonda arrojan luz sobre el ocurrido y evidencian la disparidad de criterios en base al género que existen en estos casos.

El escrito del juzgado relata que en la madrugada del jueves al viernes de la pasada semana, los jóvenes, a los que unía una relación sentimental, se enzarzaron en una discusión que término en pelea después de que al llegar a casa con su coche Lucas Hernández se encontrase a su novia esperándole en la vía pública.

Afirma que su novia entró en el coche y comenzó una discusión en la que, con ánimo de menoscabar su integridad física, agredió a Lucas en la mejilla derecha y el cuello para después bajar del coche, rayarlo con unas llaves y propinar un golpe en el mismo, a lo que el futbolista respondió dirigiéndose a ella, agarrándola por la cintura y dándole varios golpes con sus manos.

Lucas tuvo que ser curado y seguir un tratamiento y su novia solo necesito una primera asistencia facultativa.

Hasta aquí parece claro que estamos ante una pelea en el ámbito doméstico y no ante un caso de maltrato o violencia de género, pero la problemática llega cuando con la ley en la mano, las penas para los mismos delitos varían en función del género.

A la acusada, por el delito de maltrato en el ámbito familiar, se le pide la pena cuatro meses de prisión.

A Hernández, en cambio, por idéntico delito de maltrato en el ámbito familiar, se le pide pena de 7 meses de prisión.

¿Y en base a que se impone una pena diferente y mucho más gravosa por un mismo delito? En base a la Ley.

En España, Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género relata en su artículo 1 que “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad.’’

Es decir, la ley se aplica solo en los casos en los que la violencia se ejerce del hombre a la mujer, pero no en el caso contrario. Con esta ley en la mano, los bofetones de Lucas salen mucho más caros.

En un Ordenamiento Jurídico que consagra en su manida Carta Magna que todos los españoles son iguales ante la ley sin distinción alguna, debemos denunciar que los hombres sufren en estos casos una discriminación demasiado sangrante.

Para lograr la merecida igualdad de género, busquemos primero la justicia y la igualdad ante la Ley.

Ricardo Reis

2 comentarios sobre “La “violencia de género” engendra injusticia de género

  • el 19 Febrero, 2017 a las 9:04 pm
    Permalink

    Mientras no haya idénticas condiciones de los derechos, obligaciones y responsabilidades entre hombres y mujeres como personas y no como géneros gramaticales o de sexo, no se acabará con la violencia doméstica.

    Respuesta
  • el 20 Marzo, 2017 a las 7:00 pm
    Permalink

    Derogación de la ley de violencia de género y de las modificaciones en el ámbito penal. Custodia compartida obligatoria. Juzgar a los jueces por prevaricación. Castigo superior a 2 años de cárcel a las mujeres que denuncian falsamente. Eliminación del Observatorio de la mujer. Eliminación de las subvenciones externas e intenas al feminismo y una ley integral de la familia en donde se proteja a hijos, abuelos, padres y madres, hombres y mujeres igualmente cuando son maltratados. Sanción a feministass y machistass que promuevan cualquier tipo de discriminación contraria al art. 14 C,E,

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *